Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Federer y Nadal se exhiben contra la pobreza

El suizo se impone al español (4-6, 6-3 y 6-3) en la primera exhibición benéfica

Dos genios al servicio de una buena causa. Lejos de la presión a la que habitualmente están expuestos y separados de las urgencias competitivas, Roger Federer y Rafael Nadal, el duelo con más pedigrí del tenis actual, se vieron las caras en el Hallenstadion de Zúrich en la primera de las dos citas benéficas que han acordado para este tramo final de un año intenso. Mañana, a las 19.00, sobre la pista de la Caja Mágica de Madrid, redondearán su pulso contra la pobreza. Pese al clima distentido de la cita, sin un objetivo en juego para reforzar su extenso palmarés deportivo, ambos tenistas ofrecieron golpes maestros y deleitaron al público suizo.

Fue Roger Federer el que salió ganador de la primera cita, de este 'Partido por África'. Jugaba en casa el suizo. Y, de forma protocolaria, se impuso en tres sets (4-6, 6-3 y 6-3) después de una hora y cuarenta minutos de un partido que formó parte de los actos de la Fundación Federer, dedicada a promover el acceso a la educación, al deporte y a mejorar las condiciones de vida de niños en países, de este continente, donde las carencias son notables.

Es Rafael Nadal el que maneja la ventaja en los duelos particulares entre ambos. Domina el español por 14-8 en los partidos oficiales. Una distancia reducida en noviembre pasado, en la Masters Cupo de Londres, donde el suizo se impuso por 6-3, 3-6 y 6-1. El marcador en el Hallenstadion de Zúrich no alterará esta estadística. Fue otra cosa, el fin del enfrentamiento era recaudar fondos para la fundación del suizo, que ya cuenta con un lustro de antigüedad.

Clase a raudales

Sobre la pista dura de Zúrich, ambos hicieron gala de sus virtudes. Talento puro, clase a raudales en la raqueta del helvético, ante su público. Acciones ataviadas de la elegancia del suizo, agradecidas por los presentes en el Hallenstadion. La ausencia de presión tampoco condicionó al español. Nadal mostró una concentración similar a la de las ocasiones grandes. El número uno del mundo conlleva una responsabilidad que el balear asume con compromiso y con gusto. Respondió con talento y calidad a cada propuesta de su rival.

Los dos compartieron con profesionalidad su parte en la exhibición y el espectáculo. No hubo relax, ni bromas. Ni excesos para la galería. El choque transcurrió por los cauces esperadas. Pinceladas de gran tenis sobre un guión adaptado. Nadal rompió en el noveno juego para cerrar la primera manga. Pero el suizo tomó una renta de 4-1 en el segundo e impuso el empate y una teórica emoción rota en el tramo final del enfrentamiento, completado con la victoria del jugador local, el tenista helvético.