LIGA EUROPA | BRUJAS 1 - VILLARREAL 2

Cambio de registro y Rossi

El Villarreal, más vertical, vence al Brujas con dos goles del italiano

El Villarreal certificó con honores el liderato del grupo con su primera victoria fuera de casa en la Liga Europa. El equipo de Garrido cambió de registro en Brujas , amanerado como es en ocasiones, no siempre efectivo. Acortó el tiempo de sus posesiones para mostrarse más incisivo y directo a pesar de su querencia al sobeteo del esférico. El gobierno del partido quedó compartido, lo que supuso un intercambio de golpes poco frecuente si el Villarreal está en juego que Rossi decidió con dos goles.

Los pocos cambios que efectúa Garrido en las alineaciones los hace en Europa. Descansó Ángel para dar entrada al joven Mario. Abrigado se quedó también en el banquillo Nilmar. Con Rossi en el ataque era suficiente. El italoamericano, lleno de gracia desde el inicio de temporada, dio color al trabajo menos artesano de sus compañeros. Estuvo en todos los momentos, que fueron muchos, en los que el Villarreal inquietó. Lejos de temporizar y verlas venir, como hizo en los dos desplazamientos anteriores a Zagreb y Salónica y que le costó sendas derrotas, el Villarreal entendió que debía intimidar al Brujas sacando a relucir su creatividad sin especulación de por medio. Destensados ambos equipos sin nada vital en juego, salvo asegurar la primera posición el conjunto castellonense, eliminó cualquier atisbo de conservadurismo.

Brujas 1 - Villarreal 2

Brujas: De Viegler; Camozzato, Donk, Van Gijseghem, Blondel; Dalmat, Simaeys, Odjidja (Van der Heyden, m. 73), Vargas (Didar, m. 65); Perisic (Lestienne, m. 65) y Kouemaha. No utilizados: Coosemans; Vermuelen, Scepovic y Akplala.

Villarreal: Diego López; Mario, Gonzalo, Musacchio, Capdevila; Cazorla (Ángel, m. 81), Senna, Bruno, Cani (Borja Valero, m. 59); Rossi y Marco Ruben (Jozy Altidore, m. 77). No utilizados: Diego López; Ángel, Kiko, Catalá, Nilmar y Altidore.

Goles: 1-0. M. 27. Kouemaha. 1-1. M. 29. Rossi. 1-2. M. 33. Rossi, de penalti.

Árbitro: Mirolad Mazic (Serbia). Amonestó a Donk, Capdevila, Marcos Senna y Camozzato.

Unos 15.000 espectadores en el estadio Jan Breydel.

Contrario a su proceder, el Villarreal intentó mostrarse más directo. El retoque de imagen conllevó también contraindicación. Cada ataque amarillo tuvo su réplica belga. Del diálogo sacó primero provecho el Brujas a los 27 minutos. Diego López evitó de primeras que un durísimo disparo dirigido a su escuadra derecha acabara en gol. No llegó a tiempo al rechace, tampoco lo hizo ninguno de sus defensores. Desventaja, una imagen repetida en sus desplazamientos por Europa. Seis minutos después el Villarreal ya se encontró con ventaja con Rossi doblemente protagonista. Primero al rematar de cabeza, cual especialista, un centro de Capdevila desde su pista izquierda. Posteriormente el delantero italiano, que hizo sociedad con Marco Ruben, se inventó un penalti al recibir un torpe y tibio atropello de un defensor. Por dos veces tuvo que tirar la pena máxima Rossi, que ponía en ventaja al Villarreal. Su versión menos barroca le produjo el rendimiento deseado.

El mismo guión prosiguió en un segundo periodo en el que el Villarreal intentó explotar el contragolpe. La velocidad de Rossi y Marco Ruben daba validez a tal opción a la cual le faltó finura final. Con algún que otro sobresalto supo administrar la ventaja adquirida. Con un ligero cambio de registro y un gran Rossi.

Rossi celebra con sus compañeros su gol ante el Brujas.
Rossi celebra con sus compañeros su gol ante el Brujas.AFP
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS