Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sobresaliente para Fernando Alonso

Montezemolo califica con un "9,5" la primera temporada del piloto español en Ferrari

El paso del tiempo ha cerrado las heridas provocadas en Ferrari tras perder el Mundial de Fórmula 1 en la última carrera del campeonato en Abu Dabi . Ahora, desde la Scuderia se analiza con más frialdad los resultados cosechados a lo largo del año y su presidente, Luca Cordero di Montezemolo, lo tiene claro: "A Fernando Alonso, en su primera campaña en Ferrari, le doy un 9,5. Por desgracia no ha ganado el Mundial, pero la suya ha sido una campaña excepcional desde el punto de vista de las prestaciones y de su relación con el equipo", ha manifestado a Sky Sports 24 .

Pero los elogios del Montezemolo no terminan ahí. Además de elogiar la pericia del asturiano al volante, que le permitió luchar por el título hasta la última prueba, el dirigente de Ferrari ha destacado su capacidad para exprimir al máximo su bólido. "Es alguien que sabe trabajar, ha compensado a un coche que no era el mejor", ha apuntado. "Me encantan los pilotos que están mucho en Maranello, que hacen equipo".

Un 7 para Massa

Mucho más irónico se ha mostrado cuando se ha referido al compañero de Alonso, el brasileño Felipe Massa. "Hemos tenido este problema de los 'hermanos', que llega en un cierto punto de la temporada. Pasó con Schumacher, luego con Raikkonen y ahora con Massa, al que le concede un discreto "siete bajo", pese a que confía que en 2011 "lo hará bien".

No obstante, el balance global del año para Montezemolo es "excepcional, de ocho". No ha querido entrar en detalles sobre el error estratégico de Abu Dabi que privó a la Scuderia de un nuevo cetro, aunque admite que supuso "una fuerte desilusión. Le decía a Stefano Domenicali que si hubiésemos hecho un cuarto durante el año lo habríamos visto como un revés, pero en Abu Dhabi nos bastaba esa posición para ganar el Mundial, y no salió bien".

Ferrari, garantía de competitividad

Para él, "fue más dolorosa la decepción del 2008 con Massa. Ese año, a mitad de carrera ya sabíamos que no íbamos a ser, pero llegamos a batirnos para ganarlo. De 1997 en adelante, sin contar el 2005 o el 2009, o hemos ganado el Mundial o lo hemos perdido en la última carrera", ha añadido.

Por eso, ha hecho hincapié en resaltar que los "adversarios cambian, pero Ferrari siempre está ahí. Nadie, en junio, habría apostado que habríamos llegado a la última prueba como líderes. Nadie creyó a Alonso cuando dijo que estaría en la lucha en el último Gran Premio", ha matizado.

Por ñultimo, ha fijado un objetivo claro de cara al próximo año. "Recuperar la distancia con Red Bull y esperar que no sea un campeonato 'dopado' como el de 2009", ha expresado. "Será un Mundial bonito por tener carreras más atractivas, circuitos que piensan más en el trazado y menos en la arquitectura, por tener menos carreras, no más de 19, mejor 18".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.