Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | ESPANYOL 3 - HÉRCULES 0

Puñales por la espalda

El Espanyol descompone al Hércules a base de contragolpes de manual

A la escasa creatividad del Hércules, que gobernó el duelo desde la medular pero se enredó con la pelota en los pies, replicó el Espanyol con una eficacia tremenda en ambas áreas y dos contragolpes que le valieron la victoria. Se grapa con firmeza el Espanyol en la zona europea, inflexible en su campo, donde cuenta por victorias los seis partidos disputados.

Atrevido, el Hércules se atornilló en el césped de Cornellà-El Prat con las líneas agrupadas y avanzadas. Pretendía acortar el terreno y ahuyentar el peligro de su portería, desplegar el juego en terreno ajeno para no preocuparse por la retaguardia. Aunque fue una artimaña fructífera, tuvo un pequeño defecto, una fisura más que determinante. El Espanyol descubrió la fisura de la artimaña. Con tres jugadores, seis toques y un gol: un puñal por la espalda.

Espanyol 3 - Hércules 0

RCD Espanyol: Kameni; Javi López, Amat, Forlín, Dídac; Javi Márquez, Baena; Luis García, Verdú (Sergio García, min.62), Callejón (Dátolo, min.59) y Osvaldo (Álvaro, min.87).

Hércules CF: Calatayud; Cortés (Tote, min.66), Rodríguez, Pamarot, Pulhac; Thomert, Tiago Gomes, Fritzler (Cristian, min.73); Kiko F., Valdez (Unai Alba, min.79) y Trezeguet.

Goles: 1-0, min.14: Verdú, 2-0, min.78: Osvaldo, 3-0, min.90: Luis García.

Árbitro: Paradas Romero (comité andaluz). Amonestó a Javi Márquez (min.37), Valdez (min.40) y Osvaldo (min.59).

Incidencias: Partido de la duodécima jornada de la Liga BBVA disputado en Cornellá-El Prat ante 26.110 espectadores.

Sorprendido porque casi nadie le discute la pelota en su estadio, el Espanyol combatió anestesiado de inicio. Con más movilidad de sus piezas que del balón. No se trenzaban jugadas colectivas ni se repartían el cuero como buenos hermanos. Consecuencia directa de la propuesta adversaria, que cosió elaboradamente las líneas y redujo el tiempo de ejecución blanquiazul. Pero si algo le sobra a este equipo son recursos y una velocidad endiablada. Al menos, con las piernas. Pochettino ordenó la táctica del pase largo y el ataque corto, novedad para unos jugadores habituados a sobar el balón, a pasarlo por todo lo ancho del campo para acabar en el área chica. Menos pases y más verticalidad. Algo, en cualquier caso, bien dañino para la zaga del Hércules, solvente en lo táctico pero demasiado flemática en la corrección de la posición y la carrera.

Lo mejor del Espanyol, en cualquier caso, fue la madurez que demostró en las áreas. Un calificativo que no deja de ser sorprendente porque la edad media de la línea defensiva supera por los pelos los 21 años. El equipo no tiembla atrás -ni siquiera el imberbe Amat, tan técnico como eficiente- por mucho caudal ofensivo que proponga el contrario. Entre otras razones, porque Baena, lapa de Valdez, impidió el último pase y la conexión con la última línea, con Trezeguet, que juega de boya estática pero que remata todo lo que llega al punto de penalti. Tres cabezazos le definieron. Uno se marchó a las nubes, el otro asustó y en el último Kameni repelió un balón que parecía gol.

El Espanyol desequilibró con con dos pases al hueco, a la espalda de los defensores. Tiró un saque de esquina el Hércules, repelió la pelota Javi López a la carrera de Osvaldo y terminó la jugada en Verdú, que enganchó un disparo en carrera y con una delicadeza sublime, ajustado al palo y sin tiempo de reacción para Calatayud. Se arriesgó el Hércules, cojo por la banda izquierda y sin profundidad ante la ausencia del ulceroso Drenthe. Por lo que el Espanyol se reafirmó en las contras, inflexible atrás y punzante en los contraataques Sergio García lanzó otro pase medido a Osvaldo, que recortó ante el portero antes de ser objeto de penalti. Él mismo lo marcó. Y Álvaro, en una jugada individual, forzó otra pena máxima que aprovechó Luis García Sentencia del Espanyol, que a falta de buen juego resolvió por la vía directa, la del pase largo y ataque corto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.