Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COPA DEL REY | ATHLETIC BILBAO 2 - ALCORCÓN 0

El Athletic, sin problemas

El equipo de Bilbao supera al Alcorcón holgadamente gracias a los tantos de Igor Gabilondo y Pablo Orbaiz

El Athletic Club ha superado holgadamente la eliminatoria que le ha medido en dieciseisavos de final de la Copa del Rey al Alcorcón madrileño, equipo al que se ha impuesto hoy en San Mamés en el partido de vuelta por 2-0 con goles de Igor Gabilondo y Pablo Orbaiz. El primero de esos tantos que se suman al que marcó Carlos Gurpegui en Santo Domingo llegó en el minuto 35 en una jugada del mejor jugador de la primera mitad, David López, que remató Gabilondo tras llegar al área desde la izquierda.

El segundo fue una preciosa vaselina ya desde dentro del área con la que Orbaiz terminó una jugada ya en el descuento en la que pudo marcar en primera instancia Iker Muniain. Ese tanto finiquitó a un Alcorcón que si bien no hizo demasiado en la primera mitad, tras el descanso buscó un tanto que le volviese a dar opciones y con el que, además, premiar al centenar de aficionados que le acompañaron en un desplazamiento que ya es histórico del club amarillo. Tras un primer minuto en el que el Alcorcón forzó hasta un córner, el Athletic se hizo rápido dueño del partido, comandado por David López, muy brillante en todas sus intervenciones y más aún cuando combinaba con Iraola.

Athletic 2 - Alcorcón 0

Athletic Club: Iraizoz; Iraola, San José, Ustaritz, Aurtenetxe; David López (Íñigo Pérez, min.73), Orbaiz, Gurpegui, Gabilondo; Toquero (Igor Martínez, m.35) y Llorente (Muniain, m.86).

AD Alcorcón: Raúl Moreno; Rubén Anuarbe, Javier Hernández (Rueda, m.59), Babín, Bermúdez; Fernando Sales (Quini, 67), Alberdi, Rubén Sanz, Jeremy (Montañés, m.55); Borja y David Sanz.

Goles: 1-0, m.35: Gabilondo. 2-0, m.91: Orbaiz.

Árbitro: González González (Comité Castellano-Leonés). Mostró tarjeta amarilla al visitante Rubén Sanz.

Incidencias: Unos 18.000 espectadores en San Mamés, entre ellos un centenar de animosos seguidores visitantes. Noche fría y lluviosa. Terreno de juego en buenas condiciones, a pesar del agua caída en los últimos días. Partido de vuelta de dieciseisavos de final. Antes de comenzar el encuentro, el capitán del Alcorcón, Rubén Sanz, realizó una ofrenda floral en la escultura dedicada a Pichichi al tratarse de su primera visita a San Mamés.

De una de esas acciones por la banda derecha nació el primer gol, un centro bien tocado de David López que remachó con el pie Gabilondo adelantándose a su marcador acompañando la jugada desde la banda contraria a la que se desarrolla el juego. Una jugada de la que suele sacar beneficios el donostiarra, que suma ya 5 goles en lo que va de temporada. Premió ese tanto el mejor juego hasta entonces del Athletic, que se gustó a partir ahí en el resto de la primera mitad. Y llegó a marcar un segundo tanto, en una preciosa contra de Aurtenetxe que terminó con gol de Igor Martínez tras haber intervenido también Llorente. Pero la jugada había quedado anulada por fuera de juego.

La colada del lateral todavía en edad juvenil cerró el buen juego del conjunto local en la primera mitad, durante la cual el Alcorcón, después de su espumosa salida, solo se acercó con peligro a la meta de Iraizoz en un golpe franco directo de Borja ya llegando el descanso que se envenenó al tocar en la barrera. La segunda parte fue otra cosa porque el Alcorcón salió más decidido y buscó con ahínco el empate. Primero lo rozó Bermúdez con un cañonazo de lejos con la izquierda que casi se le cuela al meta local en su intento de blocaje.

A la salida de ese córner, Iraizoz se congració con el público de San Mamés, que le había silbado unos segundos antes, con un espectacular paradón a otro tiro envenenado, en esa ocasión del capitán amarillo, Rubén Sanz, rojiblanco confeso de corazón. Un remate alto de Sales y un cabezazo que sacó casi de milagro Iraizoz a remate de Rueda, al que sancionaron con fuera de juego, fueron otras opciones madrileñas hasta que ya en la recta final del choque el Athletic retomó el mando. Ya en los estertores del choque, Orbaiz demostró calma y finura para cerrar el marcador con una preciosa vaselina desde la frontal, pero ya dentro del área, y a David Sanz se le fue la oportunidad de lograr un tanto histórico para su equipo.