REAL SOCIEDAD 1 -RACING DE SANTANDER 0

Xabi Prieto, el inventor

Un pase sutil del extremo habilita el gol de Llorente y la victoria de la Real ante el Racing

Con uno basta. Con Xabi Prieto, basta. Y quizás con Llorente, basta para que la Real Sociedad sume otros tres puntos en Anoeta (donde solo ha ganado el Real Madrid) ante un Racing que contrasta su alegría ofensiva con su candidez defensiva. A saber: la Real de Lasarte juega con un solo delantero nato, Llorente (cuando jugó con dos se arrepintió en público). El Racing de Portugal juega con dos muy parecidos: Ariel y Rosenberg. Conclusión: quien más y mejor ataca es la Real. Las razones son varias: el centro del campo del Racing es poco creativo, bastante previsible, muy lento con Diop y Colsa, fácil para dos lebreles como Rivas y Aranburu. Equilibrado el asunto, intervienen las otras líneas. Munitis está para la pelea, Xabi Prieto para la construcción; Kennedy para sacar faltas y Griezmann para romper a la defensa. He ahí la diferencia: un Racing estático, previsible, mal defensor y una Real dinámica, asentada y con un jefe natural.

REAL SOCIEDAD 1 -RACING DE SANTANDER 0

Real Sociedad: Bravo; Carlos Martínez, Labaka, Mikel González, De la Bella; Rivas, Aranburu (Estrada, min. 85), Xabi Prieto, Griezmann (Sarpong, min. 79), Zurutuza (Elustondo, min. 54); Joseba Llorente.

Racing Santander: Toño; Enrique, Torrejón, Cisma, Francis; Colsa, Diop (Lacen,min. 41), Rosenberg, Munitis, Kennedy (Bedia, min. 68), Nahuelpan (Iván Bolado,min. 58).

Árbitro: Alvarez Izquierdo (Comité catalán). Tarjeta amarillas a Rivas, Kennedy, Diop, Colsa, Cisma, Torrejón y Francis.

Gol: 1-0, min. 7: Joseba Llorente.

Incidencias: Partido correspondiente a la décima jornada de la Primera división disputado ante unos 25.000 espectadores en el estadio de Anoeta.

Pasados apenas seis minutos, el jefe, el boss, se interna entre una nube de futbolistas del Racing, le da igual, él sabe que tiene una puntera mágica y una bota bien anudada. Levanta la ceja y por el centro, por donde más gente hay, adivina un hueco, una cueva que él solo conocía, y con un toque tan dulce como severo se la pone a Llorente, un killer, un tipo que huele el gol sobre todo si quien conduce el balón es el jeque, el jefe, o como se le quiera llamar.

Con eso ganó la Real. Con eso y con la solidez de una estructura aprendida y poco exigida por el Racing que es todo lo contrario: tiene un libro bien encuadernado pero da la sensación de no haberlo leído a conciencia. Jugar con dos delanteros a veces no basta, si no están abastecidos. Y la fuente del Cacho del Racing anda escasa de agua.

Bien es verdad que la tuvo el argentino Ariel como la tuvo después Zurutuza. No hubo más en la primera mitad. En la segunda, la tuvo Llorente, excesivamente lento, demasiados requiebros para su habilidad, y la había tenido Griezmann con un disparo seco que Toño, para eso le pagan, repelió con agilidad y reflejos

Hubo muy poco más. Casi nada más que forcejeos, idas y vueltas sin ocasiones, con la Real sabiendo que un gol quizás era suficiente. El gol de Llorente en realidad fue de Prieto, que se lo elevó con un toque subliminal que ningún defensa supo leer. Llorente, sí. Es lo que tiene inventar. Que casi nadie se lo espera.

Llorente celebra su gol ante el Racing
Llorente celebra su gol ante el RacingEFE
Un pase sutil del extremo, Xabi Prieto, habilita el gol de Llorente y la victoria de la Real ante el Racing. <strong><a href="http://www.elpais.com/buscar/liga-bbva/videos">Vídeos de la Liga BBVA</a></strong>
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS