Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LIGA | RACING 4 - OSASUNA 1

Los suecos no saben de angustias

Rosenberg y Kennedy lideran la victoria del Racing sobre un flojo Osasuna y salvan a Portugal

En puestos de descenso, zarandeado por el batallón de Mourinho en el Bernabéu y retratado por el Córdoba en la Copa del Rey, los hombres del cuestionado Portugal llegaban a su duelo ante Osasuna inmersos en la zozobra. Pero los suecos no saben de angustias. Primero Kennedy, con un disparo de falta directa, y al instante Rosenberg, con un zapatazo desde 30 metros, encarrilaron el choque y recuperaron las constantes vitales de un Racing condenado a caminar sobre el alambre durante todo el curso.

Enfrente, un Osasuna pálido y frágil, con un paupérrimo bagaje a domicilio. Apenas un punto como visitante, ningún gol a favor y sin capacidad de reacción en cuanto el escenario se torna mínimamente adverso.

RACING 4 - OSASUNA 1

Racing: Toño; Francis, Torrejón, Enrique, Cisma; Colsa, Diop; Kennedy (Edu Bedia, m. 87), Rosenberg (Bolado, m. 77), Munitis; y Ariel (Lacen, m. 62). No utilizados: Coltorti; Christian, Pinillos y Ponce.

Osasuna: Ricardo; Damiá, Lolo, M. Flaño, Monreal; Puñal, Nekounam; Juanfran, Soriano (Lekic, m. 68), Masoud (Nelson, m. 60); y Aranda (Vadócz, m. 83). No utilizados: Riesgo; Josetxo, Oier y Rúper.

Goles: 1-0 M. 28. Kennedy. 2-0. M. 35. Rosenberg. 2-1 M. 58. Neokunam, de penalti. 3-1. M. 61. Rosenberg. 4-1. M. 85. Torrejón.

Árbitro: Velasco Carballo. Amonestó a Diop, Damiá, Cisma y Lekic.

Unos 17.500 espectadores en El Sardinero.

Con el marcador encauzado, aplazadas las urgencias y mientras arreciaba la tormenta, el Racing interpretó el partido como una inmejorable opción para adecentar su pasado reciente. Los de Camacho, sin embargo, alejados de su espíritu genealógico, de la garra que cimentó la fama del equipo y su técnico y del color sanguíneo de su camisola, apenas deambulaban por el campo, sin descifrar el juego.

Aun así, se encontraron con la posibilidad de reengancharse al partido. De nuevo la ansiedad y el esperpento. Un barullo en el área, un balón escurridizo y una solución inaudita. El central Torrejón palmoteó la pelota en el área para alejar el peligro y el penalti lo transformó Neokunam, el mas digno de los rojillos, logrando el primer gol osasunista fuera del Reyno de Navarra.

Con las apreturas volvió a aparecer el pulso sueco. Ese tiento frío y desapasionado, ideal para cortar el cable que desactiva el explosivo. Tras un córner lanzado por Kennedy, apareció Rosenberg, como pez en el agua toda la tarde, para sentenciar libre de marcaje. Torrejón cerró la goleada con un cabezazo que redimía el borrón de su penalti. De nuevo, tras un saque de esquina. De nuevo, lanzado por Kennedy. Portugal premió a los suecos con la protocolaria sustitución de homenaje y reconocimiento. Habían ganado el partido y le habían salvado la cabeza.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.