Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Holanda aparta a De Jong

La federación prescinde del futbolista del City para los partidos clasificatorios de la Eurocopa 2012 por su reiterado juego duro.- Ayer, el medio envió al hospital al francés Ben Arfa tras romperle la rodilla

La federación holandesa ha respondido de forma ejemplar a la indulgencia arbitral. Nigel De Jong, un tipo duro que recurrió a las artes marciales para frenar Xabi Alonso durante el Mundial y que ayer truncó la temporada de Ben Arfa con una entrada escalofriante, no disputará los partidos clasificatorios para la Eurocopa 2012 ante Suecia y Modavia después de Holanda haya decidido apartarlo del equipo y castigar así su juego violento.

Recurrente en sus acciones, De Jong protagonizó en la última jornada de la Premier un nuevo episodio antideportivo. Cuando tan solo habían transcurrido tres minutos del choque entre el Manchester City y el Newcastle, el holandés no dudó en lanzarse al suelo para rebañar la pelota a Ben Arfa, habilidoso delantero de las urracas que estaba cuajando un gran inicio de temporada.

Sin embargo, las piernas desplegadas de De Jong no alcanzaron el esférico, pero sí la rodilla izquierda del extremo francés, que acto seguido cayó desplomado al césped. El galo, que sufrió una doble fractura de tibie y peroné, fue atendido por los servicios médicos y precisó de oxígeno en su trasladado a un centro hospitalario de Manchester.

"Me acaban de informar y no existe otra posibilidad", ha declarado el técnico holandés Bert van Marwijk. "En un futuro próximo voy a discutir este asunto con Nigel, pero ahora tenemos que centrarnos en los próximos dos partidos", ha añadido el seleccionador, para el que el pivote, que en marzo fracturó la pierna al internacional estadounidense Stuart Holden, fue una pieza básica en el pasado Mundial de Sudáfrica.

En aquella cita, De Jong, de 25 años, sobrecogió a los aficionados con una impactante patada a Xabi Alonso a la altura del pecho en la final disputada en el Soccer City de Johanesburgo. El colegiado inglés Howard Webb tan solo le mostró una cartulina amarilla. Ayer, ni siquiera eso.