Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Youzhny frena a Robredo

Tras firmar un notable partido, el español se inclina en cuatro mangas

¿Qué queda de Tommy Robredo, el número cinco del mundo? Bastante. Caído hoy hasta el número 41, el español sigue teniendo piernas, clase y sabiduría sobre la pista. ¿Por qué, entonces, ha perdido 5-7, 2-6, 6-4 y 4-6 contra el ruso Youzhny en octavos de final del Abierto de Estados Unidos? Porque, igual que en sus mejores tiempos, quizás le falte un gran tiro, tremendo martillo, con el que rematar esos puntos que tan bien construye, igual que una sinfonía, enhebrando pelotas deliciosas de esquina a esquina.

De arranque, Youzhny, un cosaco, grita de rabia. "¡Nieeeet! (¡No!)", se desgarra su garganta durante interminables segundos. "Davai Misha! (¡Vamos Misha!)", le chilla su banquillo, que observa cómo el ruso sufre a cada servicio, cómo concede dos bolas de break y cómo, enredado en la tela de araña de Robredo, comete un error forzado tras otro mientras oculta su cabeza bajo una toalla durante los descansos.

El español mezcla alturas y saques notables para vivir muy desahogadamente sus servicios, que convierte en rutinaria actividad, en un seguro. ¿Por qué pierde entonces esa manga? Porque sus dificultades para convertir en realidad tangible las golosas oportunidades que se genera sobre el saque de Youzhny, sus aprietos para rematar el bello discurso con un puñetazo sobre la mesa, le condenan frente al abismo: de repente, con 5-5, el ruso se procura dos bolas de break...y logra la rotura.

El número 14, que logró el break definitivo de la cuarta manga con una pelota que golpeó en la cinta (se disculpaba el ruso, arreaba el español con su raqueta a la red), jugará los cuartos de final contra el ganador del Querrey-Wawrinka. Robredo, sin embargo, abandona el torneo individual de Nueva York con conclusiones positivas: llegó a Estados Unidos penando una mala temporada, sufrida condena de sus dolores de espalda. Se marcha con un botín estimable: tres partidos ganados, un saltito en el ránking, el dobles para seguir compitiendo junto a Marcel Granollers y condimentos con los que alimentar la esperanza de recuperar a un tenista estimable.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.