Benzema: "He borrado de mi cabeza el año pasado"

El francés, más integrado en la plantilla y reubicado sobre la pizarra, desea compensar con goles una primera campaña "muy difícil" en lo futbolístico y lo extradeportivo

Para Karim Benzema, su primer año en el Real Madrid supuso un verdadero calvario. El ariete francés, reclutado a golpe de talonario para ser el estilete del nuevo macroproyecto de Florentino Pérez, rubricó una temporada para el olvido en las filas del club blanco, al que llegó como uno de los delanteros con más proyección del momento avalado por sus registros y sus goles en el Olympique de Lyon. Sin embargo, a excepción del día de su presentación, en la que congregó a cerca de 20.000 hinchas en las gradas del Bernabéu, apenas ha disfrutado de días de gloria.

Nostálgico, desarraigado en lo cotidiano y muy cuestionado sobre el terreno de juego, ni siquiera la arenga de Zinedine Zidane, principal impulsor de su fichaje, logró estimular al joven atacante francés, que además estuvo envuelto en un escándalo sexual en su país y que, por si fuera poco, se quedó fuera de la lista de Raymond Domènech para disputar el Mundial.

Más información
Mourinho impone su ley

Consciente de su vertiginosa caída, Benzema decidió tomar cartas en el asunto. Desde que arrancó la pretemporada, se involucró más en el grupo, hizo esfuerzos por aprender español y se entrena al cien por cien desde la llegada de José Mourinho al banquillo blanco. "El año pasado fue muy difícil para mí porque estaba por primera vez lejos de mi familia", ha confesado hoy durante una rueda de prensa en Valdebebas.

Con la mente reforzada

Repuesto, concienciado de que está en el disparadero, el ariete afronta este año como su gran reto. "Ahora soy muy fuerte, estoy muy bien mentalmente y voy a trabajar mucho para marcar goles y aportar cosas al equipo", ha balbuceado en un rudimentario castellano. "La gente me mira como un gran jugador y en el Lyon marqué muchos goles, pero el año pasado no era yo sobre el campo", ha incidido el 9.

Escorado ahora al flanco izquierdo del esquema de Mourinho, su reubicación no parece pasarle factura. "Me da igual jugar en el centro o por la izquierda. Voy a trabajar mucho y hacer goles para ganar títulos". De hecho, fue a partir de esa posición, arrancando desde el extremo izquierdo, cuando destapó el frasco de las esencias en su club de toda la vida, el Olympique de Lyon.

La izquierda, su punto de partida

En la 2007-2008, con Alain Perrin en el banquillo galo, Benzema firmó 31 goles: 20 en Liga, seis en la Copa francesa, otro en la Copa de la Liga y cuatro en Champions. Aquella temporada, su técnico apostó por él en la banda, con libertad de movimientos para exprimir su velocidad endiablada, su desborde eléctrico y sus poderosos disparos enroscados inalcanzables para los porteros. Mourinho, buen psicólogo y experto estratega, también le ha sentado en su diván y pretende convertirle en una pieza importante.

Poco le importa la competencia al francés, que considera "normal" que su entrenador haya pedido un nuevo delantero. Tampoco le intimida la figura emergente de Higuaín, al que no ha dudado en elogiar. "Es muy bueno", ha reconocido. "Solo estamos él y yo, pero si viene otro jugador será bien acogido". El nuevo Benzema garantiza batalla.

Benzema, junto a Khedira, durante el entrenamiento de hoy.
Benzema, junto a Khedira, durante el entrenamiento de hoy.EFE

La lesión de Garay, menos grave de lo esperado

El argentino Ezequiel Garay, jugador del Real Madrid, sufre una lesión menos severa de lo que inicialmente se esperaba, ya que padece una luxación de la rótula de la rodilla derecha "sin afectación de estructuras adyacentes", según ha informado el parte médico del club blanco.

El jugador blanco, al que hoy se le ha realizado una resonancia magnética para determinar el alcance exacto de la lesión, será sometido por tanto a un "tratamiento conservador a expensas de evolución clínica y de pruebas diagnósticas complementarias si fuesen necesarias".

Garay se lesionó el pasado día 13 en Múnich durante el encuentro amistoso entre su equipo y el Bayern de Múnich que se saldó con victoria del Real Madrid en la tanda de penaltis.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS