Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En memoria de Daniel Jarque

Iniesta dedicó el gol más importante de la historia del fútbol español al capitán del Espanyol, que murió de un ataque al corazón en agosto pasado

En memoria de Daniel Jarque

Primero fue Antonio Puerta, en agosto de 2007. El ocho de ese mismo mes, pero de 2009, le tocaba a Daniel Jarque. El defensa central y capitán del Espanyol, nacido en Barcelona, en 1983, fallecía de forma inesperada debido a un ataque fulminante al corazón. Se encontraba en su habitación, durante la concentración de pretemporada del equipo en Coverciano, Italia. Jarque estaba conversando con su novia y se desplomó. No se pudo hacer nada por salvar su vida. Acababa de ser nombrado capitán del equipo de toda su vida, el Espanyol, distinción de la que solo pudo disfrutar en el partido que inauguró el nuevo estadio del conjunto catalán, ante el Liverpool.

Iniesta marca el gol del triunfo ante Holanda en la prorroga y da el Campeonato del Mundo a la selección española. España Campeona del Mundial de Fútbol 2010

La muerte de Jarque, desde los 12 años vinculado al Espanyol, conmocionó al fútbol español. Debutó en Primera en octubre de 2002, en un encuentro ante el Recreativo, ganó la Copa del Rey en 2006 y fue subcampeón de la Copa de la UEFA en 2007. Su corazón se paró después de que no hubiera ningún indicio para ello, ya que el jugador fue sometido a todo tipo de pruebas cardiacas, que descartaron cualquier tipo de dolencia peligrosa para su salud.

No se trataba del primer futbolista de elite que moría de un ataque al corazón. Marc-Vivien Foé, de Camerún, Miklos Féher, del Benfica, y Antonio Puerta, del Sevilla, murieron en un terreno de juego. Jarque lo hizo en la soledad de la habitación de un hotel, pero dejó una huella tan profunda que no puede extrañar que Andrés Iniesta llevara en su camiseta interior un mensaje dedicado a Jarque: "Dani Jarque siempre con nosotros". Casi un año después de su triste fallecimiento, el genial jugador del Barcelona dedicó el gol más importante de la historia del fútbol español al defensa del Espanyol. Una forma sublime de perpetuar aún más su memoria.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.