Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

España se va por la puerta pequeña

Verdasco y Feliciano ceden en cuatro mangas ante Llodra y Benneteau tras dos primeros sets sonrojantes

España se acaba de despedir (3-0) de la Copa Davis ante Francia y en cuartos de final tras un partido de dobles muy alejado de lo que requerían las exigencias del día y a años luz del currículum de sus protagonistas: Michaël Llodra y Julien Benneteau, dos buenos doblistas sin pedigrí en los grandes escenarios, vencieron 6-1, 6-2, 6-7 y 7-6 a Fernando Verdasco y Feliciano López, que pasaron por las dos primeras mangas del partido sin dejar ni rastro.

Frente a la intensidad de la pareja francesa, coordinada, comunicativa y agresiva, los españoles se dedicaron aspavientos, largas conversaciones en el banquillo y un partido a ritmo de récord: en menos de una hora habían perdido dos sets. Dejaron escapar su primer servicio en cada una de las tres primeras mangas, donde en consecuencia pesaron lo que pesa un suspiro.

Y cedieron el encuentro mientras miraban al firme de la pista, como si las picadas de las pelotas pudieran explicar los problemas de su juego. Romos al resto e inestables al saque, los españoles fueron abucheados en varias ocasiones por la grada ante sus repetidas quejas sobre las decisiones de los jueces de línea. Un dato, sin embargo, lo dice todo: Verdasco y López cedían el 50% de los puntos que jugaban con sus saques cuando ya se llevaban dos sets y medio disputados.

Luego, llegaría la reacción de la tercera manga, que a punto estuvo de prolongarse en la cuarta, cuando la pareja española empezó a tejer el juego a partir de la seguridad en su servicio. Llodra sostuvo entonces a Francia. En la muerte súbita del cuarto set, una doble falta de Verdasco, difuminado toda la eliminatoria, condenó la remontada.

Invicta desde cuartos de 2007, la mejor selección del planeta, según el ránking de la Federación Internacional de tenis, abandona Clermont Ferrand con algo más que una derrota. El partido de dobles con el que intentó defender su continuidad y su condición de doble campeona del trofeo dejó muchas preguntas: el final, más allá de la derrota, no estuvo a la altura de la mejor selección del siglo XXI. Queda ahora saber si Albert Costa, el seleccionador, cuyo contrato termina este año, seguirá en el cargo. Francia, por su parte, jugará ahora las semifinales contra el vencedor del Rusia-Argentina (1-2).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.