Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça pide un crédito de 150 millones

Rosell asegura que ha encontrado el club con tensiones en tesorería

Sandro Rosell lleva menos de una semana como presidente del Barcelona, tiempo suficiente para realizar una radiografía económica del estado del club. Según reconoció ayer en una entrevista a RAC 1, el Barça está a punto de cerrar un crédito sindicado de 150 millones de euros, que servirán para hacer frente a los compromisos más inmediatos. "Tenemos que encontrar recursos para destinarlos a los compromisos a corto plazo, que básicamente son los salarios de los jugadores. Nuestro vicepresidente económico, Javier Faus, cerrará en los próximos días una operación consistente en un crédito sindicado de unos 150 millones de euros", confirmó Rosell. "Hemos encontrado el club endeudado y con tensiones de tesorería, pero las estamos resolviendo. Hay jugadores que tenían que haber cobrado el pasado día 30 y no lo han hecho. Los socios pueden estar tranquilos. El club no está en quiebra y creo que esta semana ya tendremos las herramientas para hacer una política austera para poder ahorrar en aquellas partidas que no eran necesarias", manifestó el presidente azulgrana. En ese sentido, Rosell defendió la operación que ha devuelto a Dmitro Chigrinski al Shakhtar Donetsk, 310 días después de haber firmado por el Barcelona por 25 millones de euros, 10 más de los que ahora ingresará el club azulgrana. El ucraniano ha firmado por cinco temporadas.

En cuanto a la renovación del técnico, Pep Guardiola, Rosell confirmó que Josep María Bartomeu, vicepresidente deportivo de la entidad, trabaja con Josep Maria Orobitg, agente de Guardiola, para tratar de cerrar el acuerdo entre ambas partes: "Trabajamos en la idea de firmar un contrato de dos años más otro, opcional, pero eso es precisamente lo que se está negociando". Rosell también se refirió al posible fichaje de Cesc Fábregas ?"nunca pagaremos los 50 o 60 millones que están diciendo algunos", afirmó?, e incluso llegó a admitir que considera la posibilidad de reunirse con Arsène Wenger, el entrenador del conjunto gunner, para acercar posturas, en una reunión que tendría lugar durante los próximos días en Sudáfrica.

En relación a la polémica con Johan Cruyff, que la semana pasada devolvió la insignia de presidente de honor del Barça, Rosell tomó una actitud conciliadora con el holandés: "Johan es un mito viviente del barcelonismo y hay que tratarlo como tal", convino el recién nombrado presidente.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.