Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'Rooney' asiático

Jong renunció a la nacionalidad surcoreana para convertirse en la estrella de su enemigo del norte

Jong Tae-se, el Rooney asiático por la prensa de su país, es un ídolo nacional atípico. Si ya resulta raro ser el icono mediático de Corea del Norte, uno de los países más herméticos del mundo, aún más peculiar es lograrlo habiendo nacido, vivido y jugado toda su vida en Japón y teniendo, hasta 2006, nacionalidad surcoreana, el gran enemigo del país al que ahora defiende en Sudáfrica.

Jong nació en Nagoya en 1984. Es lo que se conoce como un zainichi , coreanos nacidos en Japón que pueden mantener la nacionalidad de sus padres gracias a un tratado de principios del siglo XIX.

Jong adoptó la nacionalidad surcoreana al nacer, aunque el jugador asegura que sus padres son norcoreanos y estudió en un colegio que defendía los valores de la dictadura del Norte, que gobierna el país desde 1948. Allí comenzó a jugar al fútbol, aunque no fue hasta su llegada a la Universidad Coreana de Tokio, fundada por Corea del Norte, cuando se tomó en serio su futura profesión. Sin embargo, el momento fundamental de su carrera le llegó viendo un partido. Corea del Norte acababa de perder ante Japón, y Jong decidió que algún día el defendería los colores de Corea y marcaría un gol a Japón. Su sueño se hizo realidad el 17 de febrero de 2008, cuando anotó el gol del empate en un partido de la clasificación para la Copa de Asia.

Conseguir jugar con su selección no fue sencillo. Corea del Sur no reconoce a su vecino del norte y no acepta la doble nacionalidad en ciudadanos mayores de edad.

Dos partidos más tarde, ocho goles después, ya era el nuevo ídolo del país. Sin embargo, su actuación en la clasificación mundialista ha sido discreta, con solo 2 tantos en 12 encuentros.

El Rooney asiático sueña con jugar en la Premier inglesa y su ídolo es Drogba. El 25 de junio tendrá la oportunidad de medirse a él, en el último partido de grupo G, que decidirá si Corea del Norte repite el milagro de su última y única participación mundialista, en 1966, cuando eliminaron Italia, la gran favorita.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.