Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La joven Alemania completa invicta su preparación para el Mundial

La selección de Joachim Löw tiene la media de edad más baja desde el torneo de 1934 en Italia

Consulta toda la información sobre Alemania.

Hace falta remontarse al Mundial de 1934 para encontrar una selección alemana más joven que la que Joachim Löw ha juntado para Sudáfrica 2010. Y sin embargo, la juventud de sus integrantes, forzada en parte por algunas bajas de última hora, como la de Ballack, no ha restado un ápice de ambición a un equipo que se siente obligado a aspirar a todo.

Los subcampeones de Europa han terminado en Francfurt su preparación para el Mundial con una tercera victoria en tres amistosos. Si bien es cierto que los dos primeros triunfos fueron ante las modestas selecciones de Malta (3-0) y Hungría (3-0), en el último partido los germanos vencieron a la ambiciosa Bosnia (3-1), con dos goles de penalti de Schweinsteiger y otro de Lahm.

Los alemanes han completado así tres semanas de concentración en Italia y han dejado ante su afición buenas sensaciones. Los aficionados han podido comprobar que la blanquinegra, pese a su juventud, mantiene una buena dosis de aplomo, al tiempo que incorpora cierto descaro. Los jóvenes seleccionados alemanes han asumido sin problemas la responsabilidad que les toca.

Incluso antes de la baja de última hora de Ballack, Löw ya intentaba rejuvenecer a la selección, dejando fuera a Torsten Frings, Christoph Metzelder, Jens Lehmann o Thomas Hitzlsperger, indiscutibles en la Eurocopa del 2008. Pero la baja del centrocampista del Chelsea ha obligado al seleccionador a bajar la media de edad aún más.

Ayer, en al partido contra Bosnia, Löw alineó un once con una media de edad de 25,2 años, en el que destacaban Holger Badstuber y Mesut Özil, ambos de 21 años. Badsturber, que apenas hace un año militaba en la tercera división, ha ganado este año el doblete -Liga y Copa- con el Bayern de Munich y se ha hecho con el puesto de lateral izquierdo, permitiendo que Philipp Lahm vuelva a su lado natural, el derecho.

Özil, con 10 convocatorias en la selección, ocupa el puesto de Ballack, mientras que Thomas Müller, 20 años, y Marko Marin, 21, que salieron ayer desde el banquillo, contribuyeron con su entusiasmo a la derrota de Bosnia. Los jóvenes comparten juego con veteranos como Lahm (26 años), Schweinsteiger (25), Mertesacker (25) y Podolski (25).

"Tenemos uin gran potencial. Hay aún que hacer algunos ajustes, pero tenemos un buen equipo, con buen ambiente y que puede realizar un buen torneo", declaró ayer Löw.

Para el debut de Alemania en el Mundial, el 13 de junio ante Australia, Löw retocará previsiblemente el equipo que ayer salió ante Bosnia, alineando a Cacau en vez del intocable Miroslav Klose, máximo goleador del Mundial de Alemania 2006.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.