ACB | REGAL BARCELONA 71 - UNICAJA 58

El campeón pone contra las cuerdas a Unicaja

El bloque del Barça, con Vázquez a la cabeza, no da opción al equipo de Aíto

Aíto García Reneses propone y el Regal Barcelona dispone en una semifinal que a través de episodios muy diferentes llega por ahora a la misma conclusión, la inexorable supremacía del campeón. Cuando no abruma con una lluvia de triples, percute con su batería de pívots ; cuando pierde el hilo porque la defensa del Unicaja le encasquilla, Navarro o el héroe de turno, Vázquez en este caso con 13 puntos y siete rebotes, desequilibran; cuando no rompe Ricky Rubio lo hacen Morris con siete puntos y 12 rebotes, o Mickeal con ocho puntos y 10 rebotes, o Lakovic o Ndong, con un mate a una mano sensacional. De manera que Unicaja, tras haber jugado dos aceptables partidos en el Palau, no ha sacado otra cosa en claro, se supone, que la convicción de que en el Martín Carpena, con menos altibajos, sea capaz de sacar mayor rédito.

El entrenador del Unicaja le da vueltas y más vueltas al asunto pero su rival responde con contundencia, demostrando recursos para resolver los diferentes problemas que se le presentan. El segundo partido fue radicalmente diferente al primero, el juego mucho más espeso, el ritmo más pausado, las fases de desconcierto de los ataques más frecuentes y algunos actores nuevos. Recuperado de una lesión Archibald, Aíto le dio entrada en el cinco inicial como eje de una defensa que negó por completo los espacios interiores a los pívots del Barcelona. Tres triples de entrada (9-0) no hicieron desistir al Unicaja que, con un efectivo marcaje de Jiménez a Mickeal, logró bloquear el ataque del Barcelona y cerrar el primer cuarto con ventaja: 12-13. No se hizo esperar la respuesta del Barcelona que, una vez activada la conexión entre Ricky Rubio y Vázquez y apretadas las tuercas en defensa, desbloqueó la situación. Arrasó con un demoledor 28-10 en un segundo cuarto en el que llegó a contar con 19 puntos de ventaja y destrozó la zona en defensa que tan buen resultado le dio al Unicaja en el primer partido.

El Unicaja subió su intensidad defensiva en el tercer cuarto y logró reducir la diferencia a seis puntos, 52-46, con pequeñas pero numerosas aportaciones de casi todos su jugadores, incluido Blanco, que reapareció tras su lesión. Pero en el último cuarto, la defensa del Barcelona volvió a arruinar al Unicaja que pronto volvió a sumar desventajas superiores a los doce puntos (63-49) y a quedar sin ningún tipo de opción al triunfo. El equipo de Aíto, ahora, está contra las cuerdas.

Terence Morris, ante Carlos Jiménez, del Unicaja.
Terence Morris, ante Carlos Jiménez, del Unicaja.EFE

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50