EUROLIGA | REGAL BARCELONA 64 - CSKA MOSCÚ 54

Barça, por activa y por pasiva

El equipo de Pascual deshace el nudo ruso del CSKA y se planta en su séptima final

El Barcelona se ganó el derecho a disputar su séptima final de la Euroliga pasando por el durísimo y tenso examen al que le sometió el CSKA de Moscú, un crucigrama de dificilísima resolución. El partido se convirtió en un permanente acoso del equipo ruso, que atentó a las constantes de juego del Regal Barça por todos los medios a su alcance, buena defensa y agresividad. Así intentó desactivar el talento, a base de negar espacios y velocidad en la ejecución. Pero el Barcelona le pagó con la misma moneda , y con creces. También en esa dinámica estuvo casi siempre un par de enteros por encima, echando mano de la defensa que le ha convertido en el equipo que menos puntos recibe en Europa, y con diferencia. Al mismo tiempo, desplegó un surtido de recursos en ataque que, antes o después, pese a todos las dificultades del juego planteado por el CSKA, acabaron dando un rédito más que suficiente.

Barcelona 64 - CSKA 54

REGAL FC BARCELONA: Rubio (10), Navarro (10), Mickeal (8), Morris (2), Lorbek (7) -cinco inicial-; Basile (-), Lakovic (3), Vázquez (11), N'dong (9) y Grimau (4).

CSKA MOSCU: Planinic (-), Langdon (12), Siskauskas (19), Khryapa (5), Kaun (9) -cinco inicial-; Smodis (-), Holden (7), Mensah-Bonsu (-), Ponkrashov (2) y Vorontsevich (-).

PARCIALES: 12-11, 17-10, 18-20 y 17-13.

ÁRBITROS: Brazauskas (LIT), Christodoulou (GRE) y Chambon (FRA). Sin eliminados.

PABELLÓN: Palais Omnisports de Paris-Bercy, 14.768 espectadores.

Más información
De-fen-sa
El Olympiakos derriba la muralla del Partizan

Volvió a crear problemas Siskaukas, como hace un año en Berlín cuando fue el verdugo del Barcelona, pero esta vez el alero lituano fue mucho mejor controlado por Mickeal y Grimau y se quedó demasiado sólo ante un rival superior en recursos y en jugadores capaces de aportar soluciones, también en un partido tan trabado y poco apto para los virtuosismos. Gracias a su buena dinámica colectiva y a su fortaleza ante las situaciones más exigentes, el Barça se salió con la suya. Y eso significa que después de un garrafal y desesperante inicio (2-9) acabó prevaleciendo la fantasía, la vivacidad y el instinto ofensivo de Ricky Rubio, la insistencia de Navarro y Lorbek, que mantuvieron el tipo cuando no les entraba ni una y acabaron destapándose cuando más lo necesitó el equipo. Mickeal, además de apechugar con el marcaje a Siskaukas, fue el que mantuvo al Barcelona en su horrible inicio de partido con ocho puntos de los 12 que sumó el equipo en todo el primer cuarto.

En esa dinámica, la resistencia física y mental se antoja fundamental. No hay muñecas calientes. No hay ritmo. Sólo cobra dividendos la insistencia en un juego coherente, acabe o no en canasta, y vuelta a la defensa. Si Navarro fallaba, si Lorbek, Ricky y Morris no las metían, lo básico es que el equipo no perdiera pie. La prioridad era que los 11 lanzamientos fallados en el primer cuarto, incluidos los seis triples que intentó el Barcelona, no hicieran mella. Los daños de la batalla se minimizaban en defensa.

El primer triple lo obtuvo Lakovic y sirvió para marcar un parcial de 11-0 en una muestra de que al CSKA también le costaba un mundo ver canasta. Holden acabó fallando hasta siete triples, Khryapa sumó muy pronto cuatro faltas, tuvo que ser dosificado por su entrenador, y acabó jugando muchos minutos con la espada de Damocles sobre su cabeza. N'Dong, saliendo del banquillo, se asoció con Navarro para darle otro empellón al Barça que, con otro parcial de 10-0 abrió una brecha de ocho puntos (27-19), mísera si se quiere en otro tipo de partidos o de situaciones, pero no en una semifinal tan mísera.

El Barcelona fue mucho mejor en el tercer cuarto cuando se abrieron algo más los espacios y acabó encarando la recta final con todo a favor. Aún así, el CSKA siguió apretando y se puso a tres puntos (53-50) a algo más de tres minutos para el final. Poco después los árbitros castigaron con una falta intencionada a Vázquez. Pero Kaun redondeó el horrible porcentaje de tiros libres del CSKA, 4 de 9, y el Barcelona no falló a la hora de rematar su trabajo.

Tres puntos consecutivos de Vázquez y un triple de Lorbek dejaron el partido visto para sentencia. Ricky Rubio puso la guinda con el último triple que redondeó la clasificación del Barça para la final, la tercera que disputará en París tras las que perdió en 1991 y 1996, con el famoso tapón ilegal a Montero. Pero aquello fue hace mucho, ahora es tiempo para el equipo de Xavi Pascual y para que luche por una corona que lleva entre ceja y ceja durante toda la temporada, y aún más, desde que hace un año el CSKA lo apeó de la final a cuatro en Berlín.

Ricky Rubio celebra la victoria ante el CSKA de Moscú.
Ricky Rubio celebra la victoria ante el CSKA de Moscú.FP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS