CICLISMO | VUELTA A CASTILLA Y LEÓN

Theo Bos, el más listo en Burgos

El holandés del Cervelo Team se impone al esprint en la jornada inaugural de la Vuelta a Castilla y León

El ciclista holandés Theo Bos, de Cervelo Test Team, se ha adjudicado al esprint, tras 3h52m8s la primera etapa de la Vuelta Ciclista a Castilla y León, la cual recorrió el trayecto entre Belorado y Burgos, de 157,7 kilómetros. Una primera victoria que le concede a Bos el liderato en la clasificación general de la 25º edición de la Vuelta Ciclista a Castilla y León, seguido del australiano Graeme Brown, que no pudo seguir la estela del corredor de los Países Bajos, como otro grupo de corredores, en los últimos 25 metros.

El viento y la amenaza de lluvia con que amaneció esta primera jornada hacían presagiar una etapa movida, con ataques continuos que animasen desde el principio el transcurso de la carrera. Además, la estrechez de algunos de los tramos del recorrido entre Belorado y Burgos, que unía diversos puntos del Camino de Santiago, añadía un grado mayor de dificultad para un pelotón al que se le planteó guerra desde el kilómetro 13, antes de llegar a Bañuelos.

CLASIFICACIÓN DE LA ETAPA Y GENERAL

1.- Theo Bos (Cervelo) 3h52m08s

2.- Graeme Brown (Rabobank) m.t.

3.- Pablo Urtasun (/Euskaltel) m.t.

4.- Pablo Lastras (ESP/Caisse d'Epargne) m.t.

5.- Filipe Cardoso (POR/LA-Rota dos Moveis) m.t.

6.- Tiago Machado (POR/Radio Shack) m.t.

7.- Michal Kwiatkowski (ESP/Caja Rural) m.t.

8.- Edgar Pinto (POR/LA-Rota dos Moveis) m.t.

9.- Javier Aramendia (ESP/Euskaltel) m.t.

10.- Edward King (USA/Cervelo) m.t.

Más información
Contador pone a prueba la alergia

Entonces, saltaron tres corredores. Los primeros intrépidos de la Vuelta. Sus nombres, Iban Mayoz, de Footon-Servetto; José Vicente Toribio, de Andalucía Cajasur, y Marcos García, de Xacobeo Galicia. Rodaron al peor ritmo previsto y, de este modo, abrieron algo más de dos minutos y medio de diferencia a la hora de carrera (Kilómetros 37, antes de pasar por Cerezo Río Tirón).

Por detrás, los equipos fuertes, hambrientos de victorias y henchidos de entusiasmo, dominaban a un grupo perseguidor que en el kilómetro 61, tras sobrepasar Tosantos, acumulaban una diferencia con los fugados de casi tres minutos. Pero, 30 kilómetros más adelante, tras pasar Olmos de Atapuerca, y cuando se estaba realizando el avituallamiento, el pelotón anuló la escapada. Incrementó su ritmo y mandó al traste una fuga de tres corredores que se había prolongado a lo largo de 77 kilómetros.

Hubo instantes de desconcierto de los que se sirvieron dos corredores, en parte gracias al viento que soplaba desde el costado derecho. El ucranio Oleg Chuzhda, del Caja Rural, y el español Mikel Ilundáin, del Orbea, firmaron el segundo ataque del día que, en el kilómetro 113 (Alcocero de Mola), y a una hora de la meta, sacaba 2 minutos y 35 segundos al resto de corredores. El equipo Astana, el del español Alberto Contador, manejaba el pelotón en alternancia con el Cervelo Test Team que, para esta Vuelta, no cuenta con su principal espada, Carlos Sastre. El esprint final ya se empezaba a configurar, máxime cuando diez kilómetros más adelante la ventaja de la pareja de escapados disminuyó hasta los dos minutos.

La cabeza del pelotón apretaba con ahínco y éste se estiraba demasiado cuando el tramo final de la etapa se asomaba a la altura de Robredo Tremiño, donde se produjo alguna caída sin importancia al inicio de la localidad burgalesa. Por delante, los dos escapados, Chuhzda e Ilundáin apostaban fuerte. Aguantaban el tipo y mantenían la ventaja en un minuto y cuarenta segundos hasta que, a falta de 17 kilómetros para llegar a la Avenida Reyes Católicos de Burgos, el ucranio Chuhzda se desprendió de su fatigado compañero de fuga con la intención de forjar una victoria en solitario.

El cerco del pelotón se estrechaba y la pedalada de Chuhzda flaqueaba en los kilómetros previos al repecho de Villatoro. Entonces, el grupo perseguidor le absorbió a falta de unos seis kilómetros para la meta. Cuando restaban tan sólo tres mil metros y justo cuando los corredor es se disponían a entrar en Burgos, el español Pablo Lastras, de Caisse D'Epargne, lanzó un ataque que sólo siguió el corredor del Burgos 2016, Diego Gallego. Ambos corredores apretaban, pero el pelotón no estaba para concesiones. De ahí, que, ipso facto fuesen sobrepasados y los especialistas se codeasen por lograr la primera victoria de esta Vuelta.

El más listo fue el holandés Theo Bos, quien se labró un insultante triunfo en los últimos metros, impidiendo que cualquier otro aspirante le hiciese sombra. Mañana se celebrará la segunda etapa, entre Burgos y Carrión de los Condes (209 kilómetros).

El holandés Theo Bos, ganador de la primera etapa, en el momento de entrar a meta
El holandés Theo Bos, ganador de la primera etapa, en el momento de entrar a metaEFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS