FÚTBOL | TENERIFE 2 - VILLARREAL 2

Rossi empata un duelo psicológico

Los nervios atenazan al Villarreal y el Tenerife

La angustia y la necesidad se enfrentaban en Tenerife y el miedo les hizo empatar . A diez jornadas para acabar la Liga ambos equipos viven agobiados por las urgencias. A los locales se les agotan sus opciones de permanencia y al Villarreal las de alcanzar las plazas europeas.

En el primer tiempo, ambas partes pusieron tanto interés y tan poco fútbol, que el empate parecía el único resultado posible. Pero en el minuto de descuento, cuando los aficionados ya empezaban a desenvolver el bocadillo, Ibagaza colgó una falta desde el costado izquierdo con buena rosca y mejor intención. Por el área pequeña apareció Nilmar para rematar sin mayores incordios ante un dubitativo Aragoneses.

Tenerife 2 - Villarreal 2

Tenerife: Aragoneses; Bertrán, Culebras, M. Martínez, Sicilia; Ricardo, Richi; Juanlu (Omar, m. 70), Alfaro (R. Martínez, m. 85), Ayoze (Kome, m. 88); y Nino. No utilizados: Luis García; Héctor, Ángel y Dinei.

Villarreal: D. López; J. Venta, Gonzalo, Godín, Capdevilla; Fuster (Llorente, m. 77), Bruno, Senna (Musacchio, m. 77), Ibagaza (Cani, m. 67); Nilmar y Rossi. No utilizados: Oliva; Marcano, Cazorla y Matilla.

Goles: 0-1. M. 46. Nilmar. 1-1. M. 60. Nino. 2-1. M. 76. Culebras. 2-2. M. 88. Rossi.

Árbitro: Álvarez Izquierdo. Mostró tarjeta amarilla a Ibagaza, Senna, Culebras, Rossi, Sicilia, Ayoze y Godin.

Unos 15.000 espectadores en el estadio Heliodoro Rodríguez López. Capdevilla cumplió cien partidos en Liga con el Villarreal.

En el Villarreal, donde no llegaba el fútbol alcanzaba el oficio de Senna o Ibagaza. En los locales, la voluntad no podía compensar la falta de criterio ante la portería. Pero los de Oltra interpretaron el segundo tiempo como un ahora o nunca. Se resistían a firmar en casa el punto final y buscaron, con más ansiedad que criterio, prolongar los puntos suspensivos. Y allí, en el territorio de la intensidad y el alboroto, apareció Nino. Uno de esos delanteros a los que el gol visita en justa correspondencia a su conmovedor voluntarismo. Se elevó por encima de sus 171 centímetros para rematar un buen centro de Ayoze y lograr el empate. Y en plena agitación, con el Villarreal sorprendido ante el bullicio, llegó un mano a mano de Alfaro con Diego López que salvó el portero de manera inverosímil. Sí encontraron el premio poco después cuando Culebras encontró un balón perdido en el área tras un córner para completar la remontada.

Pero la épica dio paso a la jindama. La inseguridad de los isleños les situó en tierra de nadie y les volvió tan conformistas que invitaron a la reacción del Villarreal. Cuando Oltra arrancaba su carrusel de cambios para perder tiempo llegó el gol de los amarillos. Rossi se asomó a la frontal y ajustó el balón para lograr un empate insuficiente para ambos.

Diego López, tras encajar un gol del Tenerife.
Diego López, tras encajar un gol del Tenerife.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción