Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ACB | CAJA LABORAL 79 - REGAL BARCELONA 86

Ricky Rubio, a base de triples

Un abrumador Barça rompe la desigual y desbocada oposición del Caja Laboral

A cada jarro de agua fría, maldecía la grada del Buesa Arena a Ricky Rubio y los triples que le iba endosando al Baskonia. El fenómeno del Regal Barça fue a elegir una cancha que presume de fortín para destaparse como lo que no es, un consumado triplista. No reiteró los lanzamientos, pero cada vez que se terció, no vaciló en jugársela; cinco que lanzó, cinco que metió. Los dos últimos, además, en fases muy importantes del juego, cuando más apretaba el bullicioso base brasileño Marcelinho Huertas, cuando las sensaciones en el Baskonia remitían a su impresionante remontada de hace unos días ante el Cibona que le permitió meterse en los cuartos de final de la Euroliga.

Pero el Regal Barça, una vez más, desplegó un catálogo de recursos inagotable. Si Basile no encontraba situación de tiro, allí estaba Ricky; si Fran Vázquez no lograba la continuidad en su habitual estilo intimidatorio, Ndong le enmendaba la plana; si el Baskonia trataba de jugar a mil por hora como hizo en el primer cuarto que dominó por 27-22; Grimau, Basile y Lakovic o Sada se encargaban de cambiar el ritmo y frenar los ímpetus de Ribas, San Emeterio, Oleson o English. Eso, además de dominar cuestiones tan elementales como el rebote o de acumular seis pérdidas de balón menos, fue decantando el marcador a favor del Barcelona.

Caja Laboral 79 - Regal Barcelona 86

Caja Laboral (27+18+18+16): Ribas (3), San Emeterio (6), Herrmann, Teletovic (12), Barac (19)-cinco inicial-, Huertas (17), Oleson (4), English (13).

Regal Barcelona (22+27+21+): Rubio (17), Navarro (15), Mickeal (13), N''Dong (8), Lorbek (14)-cinco inicial-, Morris (3), Lakovic (7), Vázquez (4), Grimau (2), Sada (3), Trías.

Árbitros: Hierrezuelo, Murgui, Peruga. Sin eliminados.

Incidencias: Vigésimo sexta jornada de Liga ACB disputada en el Buesa Arena de Vitoria ante 9.600 espectadores. Lleno absoluto y localidades agotadas.

Hacía casi dos años que, en el Buesa Arena, no perdía un partido el Baskonia en la Liga regular. 30 victorias seguidas acumulaba desde su último revés, el 26 de abril de 2008 ante el Cajasol. Eso sí, tanto en la Euroliga como en los playoffs de la ACB, el Barça ya había sido capaz de ganar también en Vitoria.

La defensa del equipo de Xavi Pascual, tras verse sorprendida por el juego intensísimo y vertiginoso del Baskonia en el primer cuarto, redobló su esfuerzo por cerrar las líneas de pase y penetración. Ivanovic no logró que sus jugadores exteriores encontraran posiciones de lanzamiento y entre Herrmann, Ribas, Oleson y San Emeterio sumaron sólo 13 puntos. Huertas revolucionó el juego pero se quedó muy solo en el empeño y por momentos se desbocó el Baskonia. Ivanovic recurrió durante 10 minutos a Splitter, aún en fase de recuperación de una lesión, y el pívot estuvo lejos de su aportación habitual.

Entre Ricky, Lorbek, Navarro y su notable juego de conjunto, el Barcelona manejó con relativa soltura el partido y se movió con frecuencia en ventajas de 10 puntos. El Barça, como ya hizo ante el Madrid, no deja la ocasión de intimidar y subrayar su hegemonía ante sus presumibles máximos rivales por el título. Gana, convence y no deja lugar a dudas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.