TENIS | ABIERTO DE AUSTRALIA

Decenas de amenazas, un doble objetivo

Nadal vuelve a Australia para defender su título y el número dos

Hace un año, Rafael Nadal dejó llorando a Roger Federer, uno de los más grandes tenistas de todos los tiempos, tras ganarle la final del Abierto de Australia. Ahora y ante el australiano Peter Luzcak, el español empieza a defender ese título, su número dos y el magnífico inicio de curso que protagonizó en 2009: campeón en Australia, finalista en Rotterdam, campeón en Indian Wells, cuartofinalista en Miami...un Himalaya. Un reto a la altura de su amor propio, de su espíritu competitivo y su afán de superación. Sólo descansó el español dos días desde que ganó la Copa Davis el 6 de diciembre. Sólo se permitió trabajo y sudor para reconducir su camino tras un final de curso con buenos resultados pero más baches que remontes. Y sólo al preguntar a un tenista en el que muchos vieron su reverso, quizás, se puede entender cuál es su análisis y cuáles sus ambiciones frente al primer grande del curso.

Más información
Djokovic augura el fin del duopolio Federer-Nadal

"Los jugadores contra los que ha perdido Nadal son jugadores de calidad", razona Lleyton Hewitt con su cresta dorada bien puntiaguda, un punk dando una rueda de prensa en Melbourne. "Obviamente, Davydenko le cogió el número un par de veces, pero es que estaba jugando un tenis increíble. También pudo con Roger (Federer) y muchos de los grandes jugadores. Rafa perdió contra Del Potro...y Del Potro acabó ganando el Abierto de Estados Unidos. No está perdiendo contra malos jugadores. Siempre va a estar ahí. Es un jugador de calidad. Uno de los mejores del momento. Va a ser necesario un buen jugador para ganarle".

La lista de buenos jugadores, sin embargo, cada día es más larga. Los tiempos del duopolio Federer Nadal parecen cercanos a su fin. Ahí está Juan Martín del Potro, coronado en Nueva York y ahora dolorido en una muñeca. Ahí está Novak Djokovic, campeón en 2008. Ahí está Andy Murray, favorito siempre a todo. Y ahí están Davydenko, Tsonga, Fernando Verdasco o cualquiera de esos tenistas refrescantes e inesperados que cada año, al calor de las temperaturas extremas y del frío nocturno, aparecen por las rondas finales de Melbourne. Australia es territorio de sorpresas. Lo domó Nadal en 2009. Ya es 2010 y el español promete pelea.

El tenista español afronta el Abierto de Australia con la tarea de emular su hazaña de 2009
El tenista español afronta el Abierto de Australia con la tarea de emular su hazaña de 2009EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS