LIGA | SEVILLA 1 - GETAFE 2

El Sevilla hinca la rodilla en casa

El Getafe, con dos goles de Soldado, provoca la primera derrota en su estadio del cuadro andaluz, que dio demasiada ventaja

El Sevilla se atasca. Después de su gran triunfo en Gijón, el equipo destinado a ser alternativa en esta Liga destinada a Barcelona y Madrid cedió demasiada ventaja a un buen Getafe, que siempre supo a qué jugaba. Este nuevo tropiezo en el estadio Sánchez Pizjuán lastra la credibilidad de un equipo que ya había dado visos de agotamiento en los partidos caseros ante Málaga y Valladolid. El Sevilla sólo fue fiel a sí mismo bien entrada la segunda parte, siempre en desventaja en el marcador, pero gozó de un buen número de ocasiones para lograr al menos el empate y maquillar el batacazo. El problema reside en discernir por qué concedió tanta ventaja a su rival y buena parte de las respuestas están, en partidos como ayer, en las decisiones del técnico.

Sevilla 1 - Getafe 2

Sevilla: Palop; Konko (Capel, m.84), Sergio Sánchez, Escudé, Fernando Navarro, Jesús Navas, Zokora, Romaric (Renato, m.69), Perotti; Kanouté y Koné (Negredo, 46)

Getafe: Codina; Cortés, Cata Díaz, Mario (Belenguer, m.58) Mané; Perejo (Celestini, m.85), Boateng; Pedro León, Gavilán (Manu, m.79), Albín; y Soldado.

Goles: 0-1, M.12: Soldado. 0-2, M.33: Soldado. 1-2, M.51: Negredo.

Árbitro: González González (Comité Castellano-Leonés). Amonestó a los visitantes Albín (m.43), Parejo (m.50), Mané (m.77), Sergio León (m.83) y Soldado (m.92) y al local Sergio Sánchez (m.75).

Incidencias: Partido disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante unos cuarenta mil espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Antes del encuentro se guardó un minuto de silencio por el reciente fallecimiento del ex jugador del Sevilla Manolo Ruiz Sosa.

Hay cuestiones que difícilmente se pueden entender. Puede resultar evidente que nadie mejor que Manolo Jiménez conoce el estado de sus jugadores, sus pensamientos, la forma de trabajar a lo largo de la semana y hasta delicados asuntos particulares que pueden llegar a descentrarlos. Del mismo modo resulta lastimoso y perjudicial para el equipo el empecinamiento del entrenador del Sevilla en perpetuar situaciones incomprensibles. Que el central de la selección de Francia, Squillaci, esté en el banquillo para que Sergio Sánchez actúe de central es algo que no se sostiene (salvo problema físico), como tampoco el empeño en utilizar a Koné mientras Negredo se pudre en el banquillo. La toma de esas decisiones y la precisión al contragolpe del Getafe dejaron pasmado al Sánchez Pizjuán. Soldado, en fuera de juego, eso sí, culminó una excelente contra del equipo que dirige Míchel. Entre Parejo y Gavilán habilitaron a Soldado, que no perdonó.

Se puso el partido justo como no le gusta al Sevilla. Un rival metido atrás, con poco espacio para las incursiones de Navas y Perotti. El cuadro andaluz eleva su rendimiento desde el robo de balón y la salida fulgurante en busca de la meta rival. Resultaba desconcertante tan poca fluidez, tanto balón al área sin sentido y como guinda un nuevo fallo defensivo del que volvió a aprovecharse Soldado para hacer el 0-2. Es curioso, pero a veces puede ser más productivo para el Sevilla hacer más fuerte el centro del campo y prescindir de tanto atacante, sobre todo ante rivales como el Getafe, con jugadores que saben esconder el balón, lo manejan con soltura y saben llegar al área rival con rapidez. Puede que al equipo madrileño le falte carácter, pero cuando un partido se le pone de cara puede ser letal para su rival.

Jiménez se dio cuenta de su error, tan grande como el doloroso choque entre Kanouté y Mario, cabeza con cabeza, y metió a Negredo en el campo. El primer balón que tocó el madrileño acabó en las redes del Getafe, que empezó a crujir en defensa.

Con el partido roto, el choque ganó en intensidad, un juego de continuas llegadas y poca pausa que convenía más al Sevilla. Los de Jiménez optaron por la épica, la vía en la que disfruta. Perotti y Konko pudieron empatar, pero el asalto, esta vez, no le dio frutos al Sevilla.

Soldado marca el primer gol del Getafe.
Soldado marca el primer gol del Getafe.REUTERS
Sevilla 1 - Getafe 2
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS