Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cuarta jornada de la Liga de Campeones

La nieve da la bienvenida al Barcelona

La expedición azulgrana amanece en Kazán con condiciones climáticas extremas

La ciudad rusa de Kazán, escenario del partido que jugará mañana el Barcelona en la Liga de Campeones, ha amanecido nevada y con unas condiciones climáticas extremas, en relación al templado clima de Barcelona, aunque el césped del estadio no ha quedado afectado. El estadio Tsentralni también se ha despertado cubierto de nieve, pero los cuidadores del recinto ya previeron la nevada y cubrieron el césped con una lona. Además, el campo cuenta con calefacción para evitar que se congele el césped.

A pesar de estos preparativos previos para que el terreno de juego esté en buenas condiciones, la hierba está más alta de lo que acostumbran a estar los campos de la Liga, con lo que el juego barcelonista, en el que prima la velocidad del balón, podría quedar algo afectado. Tras la sesión preparatoria de esta tarde, el técnico decidirá si cuenta finalmente con Dani Alves para el equipo titular, después de superar una lesión muscular, hecho que podría redefinir nuevamente la línea defensiva con el cuarteto más consolidado: Alves, Puyol, Piqué y Abidal.

MÁS INFORMACIÓN

El argentino Lionel Messi considera que el partido que jugará mañana el FC Barcelona contra el Rubín Kazán "no es una final" dada la igualdad que existe en el grupo con tres equipos empatados a cuatro puntos (Barça, Kiev y Rubin), aunque entiende que a su equipo le conviene ganar para "estar tranquilos". El jugador barcelonista ha comparecido en el estadio del Rubin en una sala de prensa nutrida de periodistas, muchos de los cuales se han interesado por las consecuencias que podría tener el intenso frío mañana en el partido (de unos 10 grados bajo cero) y en el juego barcelonista.

"El invierno es jodido", ha señalado sin rodeos el astro del FC Barcelona, quien aseguró que nunca antes había jugado en unas condiciones climatológicas tan adversas con el frío como protagonista. No obstante, ha recordado que el discurso del preparador Pep Guardiola no se ha amparado en el frío durante la charla con los jugadores, y el propio Messi lo ha descartado como un inconveniente que pueda privar a su equipo jugar con total tranquilidad "y como lo sabemos hacer".

"No vamos a pensar en el frío ni en el terreno de juego. Lo que esperamos es contar con un poco más de suerte de la que tuvimos en el partido de ida. Mañana no será una final, pero conviene que ganemos el partido para estar más tranquilos", ha señalado el jugador. Después de la experiencia del encuentro en el Camp Nou, donde el Rubín ganó 1-2 con sólo dos acciones ofensivas, Messi tiene claro que en la Liga de Campeones "no existen rivales inferiores", y por eso deseó para su equipo "una poco más de suerte".

"Nosotros jugaremos con tranquilidad y con la misma mentalidad para seguir consiguiendo títulos. No tenemos que demostrar nada a nadie. Sabemos bien de lo que somos capaces y estamos tranquilos".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.