LIGA | OSASUNA 3 - ATLÉTICO 1

Osasuna desangra al Atlético

Pandiani y Aranda aplastan a un adversario romo que vuelve a meterse en problemas

Magullado, avergonzado y malherido. Así terminó un Atlético ninguneado que se topó en Pamplona con una bestia llamada Pandiani comandando a una masa enrabietada. La ausencia de Forlán hizo más evidente si cabe la descomunal diferencia que existe entre su socio, el Kun Agüero, y el resto de sus compañeros. Un bloque apático, blando y manejable que sucumbió una y otra vez a los mandobles locales. No hubo piedad. En media hora, los colchoneros yacían desmayados e inmóviles frente a un adversario que todavía quería más.

Si en vez de tratarse de un partido de futbol, el enfrentamiento entre Osasuna y Atlético se hubiese extrapolado a un ring de boxeo, el conjunto rojiblanco tendría fracturas en el 95% de su cuerpo. Tan sólo Asenjo supo mantenerse en pie hasta que la avalancha de directos fue tal que terminó junto al resto de sus compañeros besando la lona.

Osasuna 3 - Atlético 0

Osasuna: Ricardo; Azpilicueta, Miguel Flaño, Josetxo, Monreal; Juanfran, Puñal (Rúper, m.84), Nekounam, Camuñas; Pandiani (Galán, m.90) y Aranda (Masoud, m.71).

Atlético de Madrid: Asenjo; Ujfalusi, Perea, Juanito, Antonio López; Cléber Santana, Assuncao (Raúl García, m.57); Maxi Rodríguez (Reyes, m.60), Jurado, Simao (Sinama, m.46); y Agüero.

Goles: 1-0, m.4: Pandiani. 2-0, m.26: Pandiani. 3-0, m.30: Aranda.

Árbitro: David Fernández Borbalán (Comité Andaluz). Amonestó a Azpilicueta (m.48), de Osasuna, y a Perea (m.13), Cléber Santana (m.26) y Juanito (m.64), del Atlético.

Incidencias: Encuentro de la séptima jornada de Liga celebrado en el estadio Reyno de Navarra ante 17.128 espectadores.

El Atlético no entendió nada. Osasuna se dedicó una vez más a acobardar en su área a todo aquél que visita el Reyno de Navarra con lo mejor que tiene: el juego aéreo. Y pronto obtuvo su recompensa. Camuñas resquebrajo la cintura de un descolocado Ujfalusi para servir en bandeja el primer gol a Pandiani. El Rifle es la punta de lanza de un equipo que sabe jugar sus cartas. Se hinchó el uruguayo a rematar balones y hasta se permitió el lujo de marrar un mano a mano con Asenjo tras una nueva pájara de la defensa rojiblanca. Pero, como en cualquier tómbola de feria, el Atlético repartía regalos a cada jugada y el afortunado volvió a ser Pandiani. Otra vez solo en el segundo palo, remataba de cabeza a la red una cesión de Nekounam.

Pero había más papeletas en juego y Aranda también tuvo su recompensa. Una cabalgada de Juanfran terminó con un despeje errático de Asenjo que aprovechó el malagueño para incrementar su cuenta goleadora y desangrar definitivamente al Atlético.

Aguero y Jurado deambulaban por el campo sin saber cómo engancharse al partido. La carencia creativa del Atlético tiene un efecto succionador en los jugadores de más calidad del equipo. Atolondrado, el argentino no fue capaz de acortar distancias cuando se plantó solo delante de Ricardo tras un error garrafal de Josetxo.

Terminado el primer tiempo, Abel echó mano de un banquillo sin fe que no sirvió para revolucionar al equipo. Sólo consiguió controlar el partido el Atlético cuando Raúl García, el único centrocampista al que parece no quemarle la pelota, entró en el campo. Con alguién por fin al timón, llegaron las ocasiones más claras. Todas repelidas por una zaga lcoal muy concentrada y compacta que no mostró fisuras en gran parte del encuentro.

No pierde sólo tres puntos el Atlético en Pamplona. Deja vergüenzas y una colección de carencias que apuntan en varias direcciones. Osasuna, por el contrario, sigue respirando con parsimonia en una semana especial para Camacho, que celebra con goles y fútbol su primer aniversario rojillo.

El Kun Agüero se lamente durante el partido ante Osasuna.
El Kun Agüero se lamente durante el partido ante Osasuna.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción