LIGA | XEREZ 2 - VILLARREAL 1

Increíble primera victoria del Xerez

El conjunto de Ziganda se estrena en Primera y deja colista a un Villarreal gafado

Conmemorará la afición del Xerez este día. Su equipo consiguió la primera victoria en la máxima categoría del fútbol español. No olvidará tampoco que llegó de manera increíble ante un Villarreal que le zarandeó de principio a fin, que contó con numerosas ocasiones y que volvió a perder por su falta de puntería. Agradecerá también la parroquia jerezana el estrabismo de Rubinos Pérez, que no apreció nada en una caída de Cani en el área de Renan y en la siguiente acción tampoco vio cómo Carlos Calvo practicó un bloqueo de voleibol para desviar un mal despeje de Diego López. Le cayó el esférico a Antoñito y, suavemente, lo envío a la red. Recordará también la grada de Chapín que pidió la cabeza de Ziganda por relevar a Bermejo por Antoñito, a la postre, el héroe del partido, con la colaboración de Rubinos.

Xerez 2 - Villarreal 1

Xerez: Renan, Mendoza (Abel, m.28), Francis, Aythami, Leandro, David Prieto, Bergantiños, Viqueira (Moreno m.90), Armenteros, Carlos Calvo y Bermejo (Antoñito, m.69).

Villarreal: Diego López, Gonzalo, Godin, Capdevila, Pires (Cani, m.76), Cazorla, Llorente, Javi Venta, Marcos Senna, Bruno (Eguren, m.64) y Rossi (Nilmar, m.70).

Árbitro: Rubinos Pérez, del Comité Madrileño. Expulsó en el minuto 86 al visitante Gonzalo por doble amonestación. Amonestó a los locales Francis y Renan; y a los visitantes Godin, Marcos Senna, Diego López y Llorente.

Goles: 0-1, m.17, Pires; 1-1, m.41, Bermejo; 2-1 m.79, Antoñito.

Incidencias: partido disputado en el estadio Chapín ante 16.374 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones.

Se preguntará Valverde, se cuestionará el Villarreal en qué está fallando, qué más puede hacer. La evidencia dice que tendrá que repasar los deberes en las áreas, falto de acierto en el marco contrario, demasiado blando en defensa. Contó con ocasiones de todos los colores. Nilmar tuvo la más obvia, pero el palo evitó lo lógico. El esférico no quiso entrar. En su propio marco, no atendió el marcaje en una jugada a balón parado. Un nervioso Diego López demostró también que no domina el juego con los pies y que sus compañeros se empeñan en ponerle a prueba. Y el Villarreal sigue sin ganar y se sitúa colista.

El penoso estado del terreno de juego favorecía más a la intensidad impuesta por el Xerez que a la creatividad del Villarreal. Rebajada en teoría la precisión amarilla por tal cuestión y la superpoblación defensiva dibujada por Ziganda, auguraba una mala tarde para el grupo de Valverde.

Las apariencias, sin embargo, no siempre responden en la práctica. Poco tardó el Villarreal en hacerse con el esférico y el control del juego. Lo lógico y esperado por unos y otros. Más sorprendente resultó las facilidades que encontraron los centrocampistas castellonenses para asociarse y descubrir fisuras en la defensa azulona. Con tantas precauciones, más extrañeza causó que el Villarreal pillara en una contra al Xerez, en una arrancada de Pirès que culminó él mismo tras recibir la asistencia de Joseba Llorente, al que ningún defensor local atendió.

Pirès rompía la racha negativa del Villarreal, que llevaba tres partidos sin marcar un gol, circunstancia que rebaja y deja en nada una versión no tan alejada de lo que ha sido en los últimos años con Pellegrini en el banquillo. A pesar de las dudas y miedos por los malos resultados, no podía ni debía desperdiciar la oportunidad que se le presentaba con la visita de un Xerez limitado. También evidenció carencias de concentración defensiva el Villarreal, que se dejó empatar en un saque de esquina al primer palo que Mario Bermejo, libre de marca, convirtió en gol. Escaso rédito para tanto buen hacer se llevó al descanso el conjunto de Valverde. Una película vista ya demasiadas veces.

Rebelándose contra la adversidad, comenzó de nuevo el Villarreal con el mismo plan de inicio, incrementando la presencia y frecuencia en la portería de Renan, deslumbrado de tanto ver de cerca jugadores amarillos. Cuatro ocasiones claras del Villarreal en los diez primeros minutos de la reanudación evidenciaban las intenciones de unos y otros. E increíblemente, otra vez perdió el Villarreal para felicidad de un Xerez que estrena victoria en Primera. Y que lo celebró por todo lo grande.

Mario Bermejo y Aythami Artiles celebran el segundo tanto del Xerez.
Mario Bermejo y Aythami Artiles celebran el segundo tanto del Xerez.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción