Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último empujón del presidente

El alcalde de Chicago se refiere a Obama y a su mujer como "la esperanza y la inspiración que hacen grande a la ciudad"

La delegación estadounidense cruzaba los dedos esperando el milagro que finalmente se ha producido. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, asistirá a Copenhague como apoyo a la celebración de los Juegos Olímpicos en Chicago en 2016. La ciudad no podría haber encontrado mejor valedor para el empujón final. Ésta será la primera vez que un presidente de Estados Unidos desempeñe un papel tan directo en las gestiones para la asignación de una sede olímpica.

"El presidente Obama y la primera dama, Michelle Obama, simbolizan la esperanza, la oportunidad y la inspiración que hacen grande a Chicago, y estamos honrados de tener a nuestros dos ciudadanos más expertos liderando nuestra delegación en Copenhague", ha declarado el alcalde de Chicago, Richard Daley. "¿Quién mejor que el presidente y la primera dama para compartir con los miembros del Comité Internacional la dedicación y el entusiasmo que Chicago tiene para con los Juegos Olímpicos y Paralímpicos?", se preguntó el regidor.

Pues bien, la respuesta ya está servida. Tras un fin de semana en que los medios de comunicación especulaban con la presencia o no del presidente, la incógnita está resuelta. Ni la controvertida y agotadora reforma de la sanidad ni la crisis nuclear con Irán han impedido que Obama encuentre un hueco en su agenda y viaje el jueves hasta la capital de Dinamarca junto a su mujer, Michelle. Será ésta la primera vez en la historia -Obama siempre haciendo historia- que un mandatario estadounidense asiste a la votación para designar la ciudad ganadora de los Juegos. Cuando Nueva York aspiró a ser la anfitriona en los Juegos de 2012 fue la entonces senadora Hillary Clinton quien asistió. Nueva York perdió.

La presencia de jefes de Estado suele inclinar la balanza a favor del país que la personalidad representa.

El primer ministro británico Tony Blair inició la tendencia cuando en 2005 viajó junto a su mujer, Cherie, a Singapore y Londres se impuso a París o Madrid. Entonces los expertos dijeron que el esfuerzo de último minuto de Blair fue definitivo para la victoria. En 2007, Vladímir Putin, entonces presidente de Rusia y hoy primer ministro, se dirigió al Comite Olímpico Internacional en inglés en Guatemala para promocionar la ciudad de Sochi como anfitriona de los Juegos de Invierno de 2014. Ganó Sochi.

Junto a Obama viajarán hasta Copenhague la secretaria de Educación, Arne Duncan, y el secretario de Transporte, Ray LaHood, ambos del Estado de Illinois (donde se encuentra Chicago). La archiconocida y mediática presentadora Oprah Winfrey estará también para defender a su ciudad.

La página www.GamesBids.com proseguía ayer con sus apuestas sobre qué ciudad sería la elegida. Para su gestor, Robert Livingstone, había una gran diferencia en que asistiera sólo Michelle y no lo hiciera Obama. "La presencia de Michelle es genial, pero no es el presidente".