EUROPA LEAGUE | VILLARREAL 1 - LEVSKI 0

Nilmar enseña sus credenciales

La pegada del brasileño ilumina al Villarreal

Nilmar es una joya. Lo descubrió ayer el Villarreal. Marcó el gol que le dio la victoria cuando parecía que era imposible que el balón entrara en la portería búlgara. Rossi encontró a Nilmar y éste batió con tranquilidad a Petkov. El italiano y el brasileño se pueden convertir en una pesadilla para las defensas contrarias. Para gozo del Villarreal.

La tormenta y la amenaza de seguir persistiendo, como así sucedió al igual que el pasado domingo ante el Mallorca, aconsejó a la afición amarilla no acudir a El Madrigal. El rival, el Levski Sofía tampoco ilusionaba de tal manera para asumir el riesgo de salir de casa. Con el ambiente frío de la grada y húmedo en la yerba, se necesitaba un ejercicio de concentración máxima por parte de los jugadores para no caer en la atonía mental.

Villarreal 1 - Levski 0

Villarreal: Diego López, Venta, Gonzalo, Marcano, Capdevila, Bruno Soriano (Ibagaza Min. 54), Eguren, Cani, Pires (Escudero Min. 80), Jonathan Pereira ( Rossi Min. 65) y Nilmar.

Levski Sofía: Petkov, Benzoukane, Rabeh, Genev, Minev, Baltanov, Bardon, Dimitrov (Ognyanov min. 77), Tasevski (Simonovic Min.65), Joaozinho y Hristov (Yovov Min. 61)

Gol: 1-0 Min 71 Nilmar.

Árbitro: Michael Dean (Eng). Tarjeta amarilla para Rabeh.

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada del grupo D, de la Liga Europa. Por primera vez hubo presencia de los llamados árbitros asistentes adicionales de área, gran novedad arbitral para esta competición. Un encuentro que por otra parte estuvo marcado por la fuerte lluvia que cayo a lo largo de todo el encuentro.

Nilmar fue la atracción. El reputado delantero brasileño ansiaba estrenarse con el Villarreal. Y lo hizo demostrando que no tan sólo se trata de un goleador. Le gusta participar en todas las acciones de ataque. Alrededor de Nilmar, Valverde dispuso de un equipo competitivo y simétrico. Por poner un pero, a la línea de creación amarilla le faltaba velocidad de ejecución con Bruno y Eguren en el eje. El Villarreal recordaba por momentos a lo peor del pasado: excesiva paciencia, poca velocidad. Mejoró con la presencia de Ibagaza y Rossi. Las ocasiones le llegaron a pares. Y llegó el esperado gol de Nilmar, para gozo y respiro de El Madrigal.

Los jugadores del Villarreal celebran el gol de Nilmar.
Los jugadores del Villarreal celebran el gol de Nilmar.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS