_
_
_
_
CICLISMO | VUELTA A ESPAÑA

A Roux le toca la lotería

Mosquera, trasladado al hospital al término de la etapa tras una caída masiva, reconoce que el casco le salvó la vida

Anthony Roux es un chico joven (22 años), francés, que no tiene nada que ver con el veteranísimo Guy Roux, venerable entrenador del Auxerre, sólo comparable a Alex Ferguson en el Manchester United, inglés. Anthony, a diferencia de Guy, es joven, por lo tanto se le supone un carácter impulsivo, poco calculador, incluso desafiante. Justo lo que necesitaba una etapa plana, en todos los sentidos, como la de ayer, determinada para mayor gloria de Greipel y del Columbia. Y va y la rompe un chaval de un equipo que sólo figuraba en la lista de participantes, La Française de Jeux, el equipo de la lotería francesa, sin más aportación que hacer número en el pelotón.

Greipel ya había limado sus colmillos, con sus compañeros de equipo tirando como energúmenos, tras haber controlado la fuga a la distancia supuestamente apropiada para engullir a los cinco escapados (Roux, Westra, Irizar, Martínez y Maaskant) en el momento oportuno, allí avistando el final.

Más información
"El casco me ha salvado la vida"

Pues no. Cuando iban a ser cazados, se escapó Maaskant y, cuando éste iba a ser cazado, apareció Roux, como una moto, como un gorila surgiendo de la niebla, cuando se suponía que estaba enjaulado y casi, casi, le sacó la lengua a Greipel. Miró hacia atrás, vio el vacío y ni siquiera levantó los brazos. Entró en la meta de Talavera como un cicloturista feliz después de un magnífico resurgimiento.

Atrás quedaban los accidentes, los sustos. Especialmente el de Ezequiel Mosquera, que se vio involucrado en la caída masiva del kilómetro 129 y anduvo unos cuantos más desorientado. "El casco me ha salvado la vida", dijo el ciclista gallego, que para descartar riesgos mayores fue trasladado al término de la etapa al Hospital Nuestra Señora del Prado de Talavera.

Xacobeo y Euskaltel no pueden presumir de buena suerte, como Roux. Son los líderes de las caídas, un asunto que mayoritariamente tiene que ver con la fortuna (con la mala fortuna) más que con la pericia del ciclista (que a veces influye). Mosquera estuvo implicado en la monumental caída de Lieja y ayer también se fue al suelo en una caída tonta. Incluso ha sufrido los rigores de los comisarios, que le penalizaron con 20 segundos en Sierra Nevada por coger un bidón a destiempo. ¿Meigas? Haberlas, haylas, porque incluso muchos otros compañeros del Xacobeo también se fueron al suelo en otra caída (entre ellos Serafín Martínez).

Fue la mala noticia del día de un tipo con tanto coraje como mala suerte. También se cayó Gesink, pero lo solventó con un apósito en la pierna sin mayores consecuencias. La Vuelta tiene algo de sorteo. A Roux le tocó la lotería (¡comme il faut!) y a Mosquera el peor de los castigos.

Anthony Roux celebra su victoria en Talavera de la Reina.
Anthony Roux celebra su victoria en Talavera de la Reina.FP

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_