NATACIÓN

Wildeboer: "Irme a entrenar a Dinamarca me ha venido muy bien"

El catalán, bronce en los 100 metros espalda del Mundial de Roma, explica que en España "aún estamos lejos de lo mejor de la natación internacional"

El Prat de Llobregat - 03 ago 2009 - 18:45 UTC

El nadador catalán Aschwin Wildeboer, medalla de bronce en los 100 metros espalda del Mundial de natación disputado en Roma y finalista en los 50 y 200 espalda, ha asegurado a su llegada a Barcelona que la decisión de entrenarse en Dinamarca junto a su padre le ha beneficiado y ha supuesto un impulso a su carrera deportiva. Después de los Juegos de Pekín, Wildeboer (14-2-1986) acompañó a su padre, Paulus, a Dinamarca, para iniciar una nueva etapa en su preparación. Con la perspectiva del tiempo, y con la medalla de bronce aún colgada de su cuello, Wildeboer ha explicado que el cambio le ha beneficiado "sobre todo a la hora de entrenar junto a un grupo muy competitivo".

"No es que en España no haya medios, pero es cierto que aún estamos lejos de lo mejor de la natación internacional, tanto a nivel de entrenamiento como de mentalidad. Aquí era un poco difícil encontrar un grupo de entrenamiento con este nivel", ha argumentado. Aunque se planteó trasladarse a Australia, siguió a su padre a Dinamarca con la intención de aprovechar "la oportunidad de trabajar con deportistas que piensan igual que tú. Si estás solo en la piscina, con tu entrenador, no es suficiente". Por ello, Wildeboer también aha avalado la decisión del velocista Rafa Muñoz, bronce en 50 mariposa en Roma, de trasladarse a Marsella. "Él tiene mucho talento y tiene que estar rodeado de nadadores de elite y de entrenadores con experiencia internacional. Hizo bien en irse. Mi caso es similar", ha justificado, aunque ha matizado que durante el próximo año se plantea pasar la mitad de la temporada en Sabadell. "Llevo sin parar desde 2003 y necesito un poco de desconexión, aunque la natación siempre será mi prioridad".

Wildeboer, que ha aterrizado hoy en Barcelona junto a los nadadores catalanes que participaron en el Mundial, ha destacado la mejora en el ambiente y la metodología de trabajo de la Federación Española. "Se ha mejorado mucho, hay gente joven, todos los directivos tienen más ambición y hay una clara diferencia respecto a años anteriores". Convertido en uno de los mejores espaldistas españoles de la historia, Wildeboer sabe que vive ya instalado en la elite mundial. "Sé que ahora ya no puedo soñar con estar en la final, sino que estoy obligado a estar siempre en la final. No puedo bajar el listón, hay mucha competitividad y quiero seguir arriba".

Al igual que sus compañeros de equipo, Wildeboer ha pronosticado "unos cuantos años de sequía de récords" cuando entre en vigor la prohibición de la Federación Internacional (FINA) a los bañadores ultrarrápidos. "Pero al menos, todos competiremos en igualdad de condiciones. Al final, hay que demostrar que lo que sirve es el talento y el trabajo duro, no sólo el bañador".

Lo más visto en...

Top 50