Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MOTOCICLISMO

Un marrón muy goloso

Los hermanos Nieto pretenden quedarse con el equipo de El Pocero para saldar la deuda que tienen con los trabajadores

El único actor que parecía haber salido indemne del bochornoso (y fugaz) paso del equipo de Francisco Hernando por el Mundial de MotoGP era la fábrica Ducati. A principios de temporada, la marca de Borgo Panigale recibió, al contado, el importe íntegro correspondiente al leasing de las motos del equipo que montó Paco el Pocero (alrededor de dos millones de euros). Un negocio redondo para la casa italiana, que vuelve a tener las motos en sus garajes de Bolonia, una vez que el Pocero ha cerrado el grifo y la persiana del equipo en el que, hasta hace do semanas, competía Sete Gibernau. La decisión tuvo un carácter inmediato, de forma que la escudería no ha viajado hasta el circuito de Sachsenring, donde mañana se disputará el Gran Premio de Alemania. Hasta aquí sólo se ha acercado Pablete Nieto, hijo menor de Ángel y uno de los responsables de la formación, con la intención de "arreglar lo que pueda del marrón que nos ha caído", según comenta él mismo.

El problema es bien sencillo y, aunque parezca mentira, el pastizal que ha invertido Hernando es lo de menos, porque el promotor está ocupado en otros asuntos. Sin embargo, los mecánicos y los trabajadores del equipo que se han quedado en la calle no piensan lo mismo. Cristian Ordóñez era el responsable del hospitality (carpa): "El tinglado es de los [hermanos] Nieto [Pablete y Gelete], y con su empresa (Grandson Team S.L.) firmé el contrato. Me deben dos meses de sueldo, estoy pagando un alquiler y no tengo margen. Quiero cobrar lo que me corresponde", exige Ordóñez. La solución que sugiere Pablete no es mala. Al menos para él y para su hermano, con quien le ha cogido el gusto a esto del MotoGP. "Creemos que Paco nos ayudará a salir de ésta. Podemos quedarnos con el hospitality -"lo han construido en Zaragoza y ha costado unos 400.000 euros", puntualiza Ordóñez- y con las tractoras de los camiones, y asumir la deuda que tenemos con los mecas y con los demás trabajadores", propone Nieto. Al precio que van las tractoras (alrededor 100.000 euros cada una y tienen dos) y el hospitality, y teniendo en cuenta el dinero que se debe, al final resultará que no sólo Ducati habrá hecho negocio.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.