Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SPORTING 2 - RECREATIVO 1

El Sporting se salva por los pelos

Barral y Morán remontan ante un 'Recre' contemplativo

A su manera, sufriendo y haciendo sufrir, el Sporting alcanzó la orilla que le mantenía en Primera División después de verse más vivo que muerto. Lo consiguió gracias a la actitud contemplativa de un rival, el Recreativo, que pasó por El Molinón sin ganas de molestar , salvo en el caso de Ersen Martin, Sisi y Riesgo, los únicos que parecían dispuestos para la batalla. No fue suficiente porque el Sporting, agarrotado, se encomendó a Barral y Luis Morán, los únicos que vieron la luz entre tantas sombras.

El partido se presentó como una fiesta, pero rozó el drama. Tuvo la culpa Ersen Martin, que sacó un golazo de donde no había nada, mientras los jugadores del Sporting no daban una a derechas. Incluso los pocos con una mínima calidad en sus botas, como Kike Mateo y Diego Castro, parecían jugar con las botas torcidas.

SPORTING 2 - RECREATIVO 1

Sporting: Cuéllar, Sastre, Gerard, Iván Hernández, Cámara, Diego Camacho, Michel, Pedro (Luis Morán m 58), Kike Mateo (Bilic m 58), Diego Castro (Maldonado m 80) y Barral.

Recreativo: Riesgo, Nef, Morris, Quique Álvarez, Poli, Martín, Vázquez (Juan m 81), Maidana (Javi Fuego m 45), Nayar, Sisi y Marco Rubén.

Goles: 0-1 Martín (m 23), 1-1 Barral (m 57), 2-1 Luis Morán (m 66)

Árbitro: Iturralde González. Mostró tarjetas amarillas a Cámara (m 39), Quique Álvarez (m 67), Luis Morán (m 87), Morris (m 88), Barral (m 90).

Incidencias: Lleno absoluto en El Molinón, 24.000 espectadores.

El gol del Madrid en el Reyno de Navarra elevó la temperatura en El Molinón, pero a partir de ahí sólo llegaban malas noticias de la radio y del césped. En el descanso parecía imposible que el Sporting remontase, pero se dio el milagro. El Recre acrecentó su pasotismo y el Sporting se le tiró a la yugular.

En dos minutos, Diego Castro y Kike Mateo pusieron a prueba a Riesgo, que se empeñó en retrasar la explosión de felicidad en El Molinón. Pero acabó llegando. Primero, Barral se fue de Quique Álvarez en una esquina del área y colocó el balón en el palo contrario, inalcanzable incuso para Riesgo. Poco después, cuando llegó el 1-1, Preciado ya tenía preparado en la banda un doble cambio para reactivar el ataque. Resultó providencial. Luis Morán dio la vuelta al marcador favorecido los rebotes y salvó de la quema al Sporting.