LIGA | ATLÉTICO 1 - VALENCIA 0

El Atlético se dispara

Los de Abel se meten en 'Champions' tras pasar por encima de un pobre Valencia

Era el partido del año para los dos , el que les daba medio billete para la Champions. Era un partido de vértigo, de pura pasión, de equipos grandes. Uno hubo: el Atlético, que le dio un meneo de cuidado al Valencia, por mucho que diga el marcador, que es una mentira. Y lo es pese a que el único gol llegara merced a un penalti injusto. Porque el Atlético, a ratos, agujereó a un Valencia que no se llevó un saco de goles por culpa de un señor llamado César y que a la sazón ocupa su portería.

Las bajas obligaron a Abel a rehacer su defensa (mejor sería derribar la antigua y hacer una nueva) y confió en Ujfalusi para el lateral derecho, el mejor que ha tenido el Atlético en años, además de darle vuelo al joven Domínguez en el centro. Le salió redonda la jugada. También Emery tuvo que tapar agujeros, y lo que hizo fue cambiar el sistema. La baja de Silva, imprescindible en este Valencia, le llevó a inventar una línea de tres centrocampistas (Baraja, Albelda y Edu) que no le llevó precisamente al éxito. Tuvo problemas de circulación el Valencia, Mata quedó varado en la izquierda sin socios y sólo Pablo Hernández logró conectar con Villa. Pero fue sujetado éste por Pablo y Domínguez con determinación y el equipo vivió muchos minutos seco.

ATLÉTICO 1 - VALENCIA 0

ATLÉTICO DE MADRID: Leo Franco; Ujfalusi, Pablo, Domínguez, Pernía; Maxi Rodríguez (Miguel de las Cuevas, m. 86), Raúl García, Assuncao, Simao (Sinama Pongolle, m. 77); Forlán y Kun Agüero (Camacho, m. 92).

VALENCIA: César; Miguel, Maduro, Raúl Albiol, Alexis; Albelda; Pablo Hernández (Morientes, m. 72), Baraja (Joaquín, m. 62), Edu (Michel, m. 81), Mata; y Villa.

GOL: 1-0, m. 29: Forlán, de penalti.

ÁRBITRO: Mejuto González (C. Asturiano). Amonestó a los locales Ujfalusi (m. 48), Agüero (m. 57) y Pernía (m. 80) y a los visitantes César (m. 28), Mata (m. 42) y Edu (m. 61).

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la trigésima sexta jornada de Liga en Primera División, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 53.000 espectadores. Vicente del Bosque, seleccionador español, presenció el partido desde el palco.

Más información

No había amenaza alguna del Valencia y ese hecho envalentonó a un Atlético que había arrancado a verlas venir. Había mucho miedo mutuo, pero ahí estaba Forlán para envalentonar a los suyos. El uruguayo comenzó a dejarse ver por todos lados y el Atlético se puso a carburar. Intentó elevarla Forlán ante César, pero se le quedó pequeño el globo; chutó Maxi una vez, dos, en la misma jugada, pero en ambos remates encontró los guantes de un César que comenzaba el recital; lanzó de nuevo Forlán y el balón rebotó en la espalda del portero, que volvía a su posición tras un despeje. El Valencia comenzaba a agujerearse en defensa y el Atlético, atado Villa y espantados todos sus temores, se encontró en el paraíso.

Y en éstas, llegó Mejuto. Hasta entonces, el árbitro lo había pitado todo, parando el juego cada minuto, rompiendo el ritmo de un partido frenético, en fin, anunciando,que antes o después se adueñaría de la escena. Lo hizo. En el siguiente arreón del Atlético, Simão encontró un minúsculo hueco donde colocó la pelota a la llegada de Agüero. El Kun encaró a César, le intentó regatear y se dejó caer ante las manos del portero. Mejuto decidió que aquello era penalti, un penalti mal visto y peor señalado. Forlán transformó la máxima pena. Aunque llegara de manera injusta, era la consecuencia justa a lo ocurrido hasta entonces.

Y más aún debió crecer el marcador, porque el Atlético encadenó unos minutos fabulosos. Una gran jugada de Agüero la finalizó Maxi obligando a César a lucirse. Contestó Mata, en un contragolpe, obligando a Leo Franco a dejarse ver en la única ocasión del Valencia en el primer acto, que finalizó con un chutazo monumental de Forlán que sacó César con una estirada para el recuerdo. Se inauguró la reanudación con una llegada de Simao ante César que éste rechazó. El Valencia actuaba con una lentitud desesperante, mientras el Atlético insistía en busca del segundo gol.

Y en éstas, volvió a llegar Mejuto. Agüero regateó a Maduro, quien le zancadilleó de forma descarada. Pero a Mejuto le entró la mala conciencia, dijo que nones, se tragó el penalti y sancionó al Kun. Todo al revés. Al rato, Emery cambió su discurso. Quitó un medio centro y mandó a escena a Joaquín. Y luego a Morientes. Parecía que el Valencia se lanzaría arriba a morir, con toda su artillería, pero el que estuvo a un paso de gol fue, de nuevo Forlán. Y el que lo evitó fue, de nuevo, el portentoso César, que sacó con los pies el zurdazo del uruguayo. Fue otra parada más, que provocó unos últimos minutos agónicos para ambos, con el Atlético defendiendo una renta tan mínima como injusta. El marcador final no retrató un partido en el que uno, el Valencia, jamás creyó en sí mismo, y otro, el Atlético, se dio un atracón de fútbol al que sólo faltaron más goles.

El portero del Valencia César camina cabizbajo durante el encuentro.
El portero del Valencia César camina cabizbajo durante el encuentro.FP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción