LIGA | RACING 0 - VALENCIA 1

El Valencia recupera crédito

El grupo de Emery vence con diez en Santander, donde Serrano falló un penalti en el descuento

El Valencia y la lógica continúan separados. Cuando más complicado lo veía, con una expulsión y un penalti en contra en el último suspiro, el equipo de Unai Emery salió de El Sardinero con una victoria que contiene la herida deportiva e institucional en la que vive el club. Lo consiguió después de un arranque desastroso y un segundo tiempo en el que apeló a la dignidad para llevarse unos puntos que le mantienen cerca de Europa. No vencía fuera de Mestalla desde el 3 de noviembre, cuando ganó en Getafe. Y es su primer triunfo de la temporada sin David Villa. El Racing, por su parte, fue de más a menos, aunque la amargura fue mayor por el penalti que falló Serrano en el descuento.

RACING 0 - VALENCIA 1

Racing: Toño; Pinillos, Garay, Oriol (Colsa, m. 62), Christian (Luisma, m. 81); Luccin, Lacen, Valera (Berrocal, m. 58), Serrano; Pereira y Toni Moral. No utilizados: Coltorti; Sepsi, Moratón y Edu Bedia.

Valencia: César; Albiol, Alexis, Maduro, Moretti; Edu (Albelda, m. 46), Baraja, Fernández, Pablo Hernández, Vicente (Mata, m. 72); y Morientes (Michel, m. 60). No utilizados: Guaita; Curro Torres, Angulo y Carleto.

Gol: M. 76. Mata, a pase de Pablo Hernández.

Árbitro: Rodríguez Santiago. Expulsó por doble amarilla a Alexis (m. 48). También amonestó a Baraja, Serrano, Oriol, Toni Moral y Garay.

19.070 espectadores en El Sardinero. Los jugadores portaron camisetas por la Jornada contra el Hambre en el Mundo. Se guardó un minuto de silencio por la muerte de Francisco Reda, ex consejero del Racing, y Jesús Rodríguez, jugador en los años 40.

Forzado por las circunstancias ?Villa, Silva, Joaquín, Miguel y Marchena eran bajas?, Emery compuso un equipo demasiado rígido. Fernandes arrancó como mediapunta, pero pronto se retrasó para acompañar a Edu y Baraja. Disponer de más efectivos no le sirvió al Valencia para hacerse con el centro del campo. Se preocupó más de resistir al Racing, algo que sólo consiguió en el comienzo. Según iba pasando el tiempo, el Racing gestionó las primeras ocasiones, en especial por medio de Pereira. El gallego no estuvo certero, pero descubrió las carencias del Valencia. No supo crear ni defender. Albiol, como lateral derecho, se vio siempre superado por Serrano. Ni Pablo Hernández ni Vicente pudieron quebrar la defensa del Racing.

El Valencia, agazapado, buscó el contragolpe, pero ni por esas. Durante algunos minutos, las únicas intervenciones de Morientes fueron para intentar hacerse con los balones que le servía en largo César. El Valencia fue incapaz de disparar una sola vez a puerta en la primera mitad. El Racing, por el contrario, sí lo hizo, aunque volvió a mostrar la misma imprecisión de antes de la llegada de Zigic. Faltaron ayer el serbio, Munitis y Tchité, con lo que la responsabilidad del gol era de Pereira. El joven internacional sub'21 le metió en un lío a Maduro, pero sigue sin afinar ante los porteros.

Tuvo que ser una circunstancia perjudicial, la expulsión de Alexis al inicio de la segunda parte, la que provocó un efecto positivo en el Valencia. El equipo de Emery tiró de inteligencia para comprobar que la idea de aguantar en defensa no le iba a arreglar nada. Adelantó sus líneas y empezó a presionar al Racing, que acostumbra a flojear en las reanudaciones. Simplemente con hacerse una presencia en el campo rival, el Valencia adquirió otro tono. Pablo Hernández encaró solo a Toño, pero Garay le arrebató la pelota en el último instante. Poco después, el meta detuvo un disparo del propio Pablo. Era el preludio del gol de Mata. Baraja metió un pase al costado derecho. Lo recogió Pablo, que esta vez no se durmió, y sirvió a Mata, que sólo tuvo que empujar a la red.

Al Racing se le hizo de noche. Muñiz introdujo a Berrocal y Luisma, dos chicos de la cantera, pero fue Toni Moral quien buscó el gol con mayor intensidad. Parecía que el Valencia había conseguido lo más difícil. Hasta que Pereira encontró a Albiol, que cometió penalti sin sentido. Todo el banquillo del Valencia estaba descompuesto. Sin embargo, Óscar Serrano, que está completando su mejor campaña en Santander, mandó la pelota al larguero.

Albiol y Albelda, jerarquía mal entendida

Ocurrió después del penalti. Albelda recriminó a Albiol su error, agarrándole por la pechera. César tuvo que mediar para evitar algo más. Es un reflejo de la tensión con la que el Valencia vivió el final del encuentro. Curro Torres, Morientes y Carleto sostuvieron también una agria discusión con aficionados del Racing que se situaban detrás del banquillo. Pero Unai Emery prefirió fijarse en otros aspectos. Preguntado sobre el episodio de Albiol y Albelda, el técnico señaló que eso contribuye a la "unión" del grupo. "Eso muestra que entre los jugadores se ayudan. Algo así va a ayudar a la unión entre los jugadores. Lo que ha pasado es fruto de la exigencia que se marcan los jugadores".

Sobre el partido, Emery no pasó por alto la "paradójica" evolución de su equipo. "En la segunda parte, a raíz de la expulsión, hemos ganado en coraje e intensidad". La de ayer es la primera vez que el Valencia consigue el triunfo sin Villa en el equipo, algo que no sucedía desde que Oscar Fernández se hiciera cargo del equipo la temporada pasada. Han debido transcurrir 23 encuentros para que el Valencia dejase de nuevo su portería a cero. Hechos que transmiten confianza a la plantilla del equipo, como manifestó Mata. "Ganar así sabe muy bien. Con el penalti, pensaba que se nos iba otra vez un partido que teníamos ganado, pero este triunfo nos va a hacer mucho bien", señaló.

Lo más visto en...

Top 50