Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUTOMOVILISMO | FÓRMULA UNO

De jefe a dueño

A tres semanas del inicio del Mundial de Fórmula 1, Ross Brawn adquiere la estructura Honda y confirma a Button y Barrichello como pilotos

Poco ha durado la ausencia de Honda en la Fórmula 1. Apenas tres sesiones de entrenamientos desde que Honda Motor Company, la empresa nodriza, anunciara el pasado mes de diciembre su decisión de abandonar cualquier actividad vinculada a la F-1 y la intención de poner su escudería en venta. A menos de un mes para el inicio del campeonato (29 de marzo, en Australia), Ross Brawn, hasta ahora director técnico del equipo japonés, ha llegado a un acuerdo para adquirir la estructura, que hoy mismo pondrá su BGP 001 en la pista, en unas pruebas a puerta cerrada que se llevarán a cabo en el circuito de Silverstone. De esta forma se confirman los presagios de Nick Fry, ex director ejecutivo de Honda F-1, que ayer, en la reunión que la asociación de equipos (FOTA) mantuvo en Ginebra, aseguró que estaba a punto de producirse un anuncio en relación a la situación del equipo.

El nuevo coche, que irá pintado de amarillo, negro y blanco, incorporará un motor Mercedes-Benz. La formación se identificará como Brown GP y contará con los dos pilotos de Honda de los últimos años: Jenson Button y Rubens Barrichello, 423 grandes premios entre los dos. Mientras el nombre del corredor británico aparecía en todas las apuestas para hacerse con un volante, el del brasileño sorprende un poco más, sobre todo, porque competía directamente por el puesto con Bruno Senna, sobrino de Ayrton, el tricampeón mundial fallecido en un accidente en Ímola 1994, que pretendía debutar este año gracias al apoyo de los patrocinadores.

Con esta adquisición, Brawn, uno de los principales responsables de los éxitos logrados por Michael Schumacher en su etapa en Ferrari, da un significativo paso adelante, y pasa de ser el jefe de Honda a convertirse en el dueño.

"Es imposible mencionar a toda la gente que ha hecho posible el anuncio de hoy", ha declarado el británico; "sin embargo, me gustaría expresar el particular apoyo recibido por parte de Mercedes Benz Motorsport, de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), la Formula One Management (FOM), de Bridgestone y de los seguidores que tenemos en todo el mundo", prosiguió Brawn. El ingeniero se basó en el bagaje que acumulan en la F-1 tanto Button como Barrichello, a la hora de argumentar la decisión entorno a los dos pilotos elegidos: "La enrome experiencia y el conocimiento de ambos son inestimables para nuestro equipo, más aún si tenemos en cuenta que debemos apresurarnos para estar listos de cara a Melbourne".

En boca de Hiroshi Oshima, responsable de comunicación del grupo Honda, el fabricante japonés se declaró entusiasmado con el acuerdo alcanzado. "Estamos muy contentos de haber podido venderle el equipo a Ross Brawn, con quien hemos estado participando en el desafío de la F-1 y al que agradecemos la decisión que ha tomado", aseguró Oshima.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.