Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | MÁLAGA 3 - ALMERÍA 2

La diferencia se llama Duda

El extremo luso dirige la remontada del Málaga frente al Almería

La Rosaleda se dio cuenta ayer de la importancia de Duda. Sin él en el campo, el Málaga no tuvo norte ni destino. Fue pisar el césped tras el descanso y surgió el fútbol en el derby andaluz frente al Almería. El extremo portugués demostró su papel de cocinero del balón y dilatador del riego sanguíneo en la línea de creación del conjunto de Antonio Tapia, teniendo incluso tiempo para vestirse de ladrón de los balones que luego él mismo convierte en peligro.

Y la demostración del medio zurdo vino cuando el partido pintaba más feo para su equipo, después de no haber existido en una primera mitad en la que el Almería aprovechó dos ocasiones para poner el 0-2 en el marcador y sonrojar al conjunto malagueño.

Málaga 3 - Almería 2

Málaga CF: Goitia; Gámez, Weligton, Hélder, Calleja; Eliseu, Lolo, Miguel Angel (Salva, m.46), Nacho (Duda, m.46); Alberto Luque (Adriano, m.75) y Baha.

UD Almería: Diego Alves; Bruno, Carlos García, Perellano, Mané; Crusat (Piatti, m.73), Soriano (José Ortiz, m.81), Iriney, Juanma Ortiz (Corona, m.64), Negredo y Uche.

Goles: 0-1, M.25: Uche. 0-2, M.45: Negredo. 1-2, M.48: Luque. 2-2, M.63: Salva. 3-2, M.75: Salva.

Árbitro: Pérez Lasa (Comité Vasco). Mostró tarjeta amarilla a los jugadores del Málaga Gámez (m.26), Eliseu (m.50), Luque (m.50), Weligton (m.53) y a Duda (m.57) y a los futbolistas de la UD Almería Juanma Ortiz (m.21), Pellerano (m.40), Mané (m.54) y a Crusat (m.57). Expulsó con roja directa a Mané (m.84) por una entrada a un contrario.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima segunda jornada de Liga de Primera División disputado en el estadio de La Rosaleda de Málaga ante unos 28.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de un ex directivo del extinto CD Málaga Ricardo Luján.

En el primer asalto, el conjunto de Antonio Tapia, sin Apoño ni el portugués, se olvidó de crear y esperó a que Luque apalancara alguno de los misiles aéreos que le llegaban desde la defensa. Y las posibilidades del extremo catalán no están en la cabeza, sino en su zurda, así que se pasó la primera escena viendo el balón llegar e irse sin oportunidad de acariciarlo. El equipo de Hugo Sánchez solventó sin sudar el envite aéreo, estuvo firme en la presión y materializó lo poco que tuvo a mano.

Con Duda entró al campo la clase y la inteligencia, pero también cambió el modo de juego. Luque se fue a la banda izquierda y ya no empleó la zurda para brincar en busca del balón, sino para llevar a la red el inicio de la remontada con un disparo cruzado desde la esquina del área.

Y el Málaga diversificó su juego. Pudo apelar al criterio de Duda con la pelota a la vez que encontraba en Salva, que entró tras el descanso, el colchón capaz de amortiguar el balón largo, esconderlo y cederlo para la salida veloz de sus compañeros. También fue el día del veterano ariete. Después de una temporada en blanco por las lesiones, se reivindicó ayer marcando los dos goles que apuntillaron la remontada de su equipo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.