Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COPA DEL REY | SAPORTING 1 - ATHLETIC 2

Cabalga el Athletic

Los de Caparrós acceden a la semifinal tras remontar a base de espíritu el temprano gol de un Sporting sin pausa

La heráldica del Athletic aplacó la efervescencia del Sporting y el equipo bilbaíno sabrá esta noche si se las verá con el Sevilla o con el Valencia en la antesala de la que sería su primera final de la Copa del Rey en 25 años. Conquistaron los leones un duelo digno de la mística de la competición. Y eso que el 0-0 de San Mamés no invitaba a pensar en grandes dispendios, ni en ataques de osadía.

Acabado el choque de ida, el Athletic se felicitaba por no haber encajado un solo gol, y el Sporting, por lo mismo. Las fuerzas estuvieron tan parejas que anunciaban para la vuelta un choque de elástica remangada, tan metalúrgico como el pasado de las ciudades en contienda. Nada de eso ocurrió. Medio minuto tardó en manifestarse la magia de la Copa, competición tan impredecible como, en ocasiones, subestimada. No la desdeñaron ni el Sporting ni el Athletic, decididos ambos a aliviar sus urgencias históricas: 27 años han pasado desde que los asturianos jugaron la final.

Sporting 1 - Athlétic 2

Sporting: Sergio Sánchez, Sastre, Iván Hernández, Neru, José Ángel, Michel (Barral m 52), Matabuena (Diego Camacho m 45), Luis Morán (Omar m 74), Carmelo, Diego Castro y Bilic.

Athlétic Bilbao: Iraizoz, Iraola, Aitor Ocio, Amorebieta, Koikili, David López (Gurpegui m 89), Orbaiz, Javi Martínez, Ion Vélez (Toquero m 83), Gabilondo (Yeste m 45) y Llorente.

Goles: 1-0 Carmelo (m 1), 1-1 Gabilondo (m 41), 1-2 David López (m 51)

Árbitros: González Vázquez. Mostró tarjetas amarillas a Neru (m 37), Michel (50), Carmelo (m 56), Yeste (m 57), Barral (m 60), David López (m 64), Javi Martínez (m 69) y Omar (m 90)

Incidencias: Se guardó un minuto de silencio en memoria del ex presidente de la Federación Española de Fútbol Pablo Porta.

Alrededor de 18.000 espectadores.

El blasón bilbaíno no achantó al Sporting. Arropado por su entusiasta afición, el conjunto gijonés saltó al verde con el cuchillo entre los dientes, decidido a marcar territorio desde la primera disputa. Lo hizo. Un error de Iraola, que acostumbra a ser el león más fiable, permitió a Diego Castro montar un contragolpe y a Carmelo abrir el marcador. El delirio se desató en el graderío pese a que muchos aficionados aún no habían tomado asiento. A los 30 segundos, la eliminatoria y la temporada se le enmarañaban al Athletic, que se vio obligado a cambiar de plan sobre la marcha, de cazador a cazado.

Pese al desconcierto inicial, encajó bien el golpe la tropa vasca: Llorente se ofreció como referencia y en torno a él comenzaron a orbitar David López, Ion Vélez y Javi Martínez, incluso Koikili. Todos pudieron marcar. Como quiera que al despliegue físico de los leones opuso el Sporting uno no menos dadivoso, el primer tiempo resultó trepidante, más de lo que hubiera deseado Manolo Preciado. Impulsados por el entusiasmo general, percutían los gijoneses por ambas bandas. Cuando no remataban, Diego Castro y Morán surtían balones al guerrillero Bilic. Pero aquel intercambio de golpes sólo podía favorecer al rezagado, y ése era el Athletic, que tuvo una virtud: esgrimir su mejor virtud, y ésa es hoy Llorente. Gris en el remate pero hegemónico en todas las disputas, el riojano peinó un balón que Gabilondo, sutil, envió a la red. Restaban 50 minutos pero el Sporting acusó aquel golpe en la mandíbula. David López, a la vuelta de los vestuarios, le asestó la puntilla. Cabalga el Athletic y sueña Bilbao.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.