Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Unicaja sale vivo del infierno de Zagreb

Los de Aíto remontan a la Cibona en el último cuarto y luchan por ser primeros de grupo

El Unicaja de Málaga logró un meritorio triunfo (76-77) en Zagreb ante la Cibona en un encuentro perteneciente a la novena jornada de la fase de grupos de la Euroliga, en el que los malagueños, muy eficientes en defensa, consiguieron remontar en el último período un duelo en el que siempre fueron a remolque, aunque permitieron a la Cibona disponer de un lanzamiento final para llevarse la victoria. Los malagueños, que fueron por detrás en el electrónico todo el encuentro, aprovecharon un parcial de 3-16 en el inicio del último cuarto para encarrilar la victoria (62-69, min.34), pero un exceso de relajación final estuvo a punto de costarles el triunfo.

Un parcial de 8-2 en el último minuto, unido a una pérdida de balón de N''Dong en los segundos finales, permitió a Nikola Prkacin disponer de un tiro que habría dado la victoria a los de Perasovic. Afortunadamente para el Unicaja, el aro escupió el lanzamiento del internacional croata. La Cibona, ya clasificada para el Top 16 -al igual que el Unicaja- recibió a los de Aíto con aires de revancha tras la derrota de la ida, confiando que el gran ambiente de su cancha les allanase el camino hacia el triunfo.

CIBONA 76 - UNICAJA 77

CIBONA: Calloway (11), Kus (13), Anderson (19), Andric (8) y Homan (3) -quinteto inicial-; Princ (-), Rozic (7), Troha (-), Vukusic (5), Prkacin (3) y Sundov (7).

UNICAJA: Cook (10), Kelati (6), Jiménez (6), Haislip (14) y Archibald (7) -quinteto inicial-; Cabezas (6), Rodríguez (2), Welsch (10), Gabriel (3) y N''Dong (13).

PARCIALES: 21-18, 23-18, 15-17 y 17-24.

ÁRBITROS: Carl Jungebrand (FIN), Grzegorz Ziemblicki (POL) y Eddie Viator (TUR). Eliminaron a Archibald (min.39) por parte del Unicaja de Málaga.

PABELLÓN: Drazen Petrovic. 5.200 espectadores.

La Cibona impone su ley al principio del duelo

Y es que el cuadro de Aíto, intratable en casa pero menos firme a domicilio, acudía a una de las canchas más complicadas de Europa, el pabellón Drazen Petrovic de Zagreb, y lo notó en un inicio con claro dominio de la Cibona, que marcó las primeras diferencias apoyada en su gran intensidad defensiva (10-5, min.4). No se amilanó el Unicaja, que buscaba en Croacia su sexto triunfo consecutivo en la Euroliga, y gracias a la inspiración inicial de Haislip (14 puntos) y a un aumento de prestaciones en defensa evitó la fuga local, nivelando el encuentro y llegándose a poner por delante en los comienzos del segundo período (24-25, min.12).

Pese a la igualdad que reinaba en el electrónico, las sensaciones eran favorables al conjunto de Velimir Perasovic, que controlaba el rebote y no permitía al bloque andaluz sentirse cómodo en ataque, ya que tanto Cook como Kelati estaban bien defendidos. Unicaja agradecía la ausencia del estadounidense Rawle Marshall, una pesadilla para los de Aíto en el encuentro de ida, y que fue cortado recientemente por el cuadro croata, pero su compatriota Earl Calloway cogió el peso anotador del equipo y encabezó un parcial de 10-0 mediado el segundo acto que acabó con la igualdad en el marcador (36-28, min.16) ante del tiempo de descanso.

Poco parecía cambiar el encuentro tras la reanudación, y la Cibona, que seguía exhibiendo un gran nivel defensivo, impedía al Unicaja meterse en el encuentro, manteniendo rentas menores de diez puntos, pero que alertaban al bloque de Aíto con romper un duelo cargado de dureza en ambas zonas.

Los malagueños remontan, pero sufren al final

Sin embargo, Unicaja no perdió la fe en su remontada, y sabiendo que sus jugadores no tenían el día en ataque, Aíto hizo especial hincapié en el rendimiento defensivo como base para crecer en ataque y como la clave para lograr el triunfo. Así, los malagueños le dieron la vuelta al encuentro en el comienzo del cuarto decisivo, con el senegalés N''Dong (13 puntos y 10 rebotes) adquiriendo un mayor protagonismo y los croatas, que veían peligrar su imbatibilidad continental en casa, totalmente ofuscados en ataque. La solidez defensiva permitió al cuadro andaluz afrontar el último minuto con una renta de siete puntos (68-75, min.39), pero dos triples de Anderson y Kus -ex jugador del cuadro malagueño- apretaron el electrónico, aunque finalmente los croatas no aprovecharon el regalo de un Unicaja que luchará la próxima semana por conseguir el primer puesto de su grupo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.