Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VELA | VENDÉE GLOBE

El navegante Jean Le Cam, a salvo

El participante de la Vendée Globe, Vincent Riou, logra rescatar al navegante desaparecido la pasada noche

Tras un noche en paradero desconocido, el francés Jean Le Cam ha sido localizado por uno de los participantes de la Vendée Globe, Vincent Riou. Ha sido localizado y ha sido rescatado por Riou que ha podido aproximar su barco al de su compañero y ha logrado, tras pasar cuatro veces por delante, rescatar a Le Cam. Éste, llevaba en paradero desconocido desde la pasada noche. En un principio se informó que el barco del tripulante galo podría haber volcado, ya que la comunicación con Le Cam se interrumpió en el instante en el que comentaba a su equipo en Francia que experimentaba problemas en su ruta. En el momento de perder la señal, Le Cam se encontraba a unas doscientas millas al oeste del Cabo de Hornos, donde las condiciones meteorológicas eran muy complicadas con rachas de viento muy potentes. Le Cam y Riou participan en la Vendée Globe, una exigente carrera que se ha ganado desde 1989 el respeto de todo el mundo.

Se trata de una competición en la que los participantes deben dar la vuelta al mundo entero, sin escalas, en solitario y sin asistencia. Su creador fue el francés Philippe Jeantot, que tras vencer dos veces consecutivas en la BOC Challenge (vuelta al mundo con escalas), se planteó nuevos retos. Los navegantes no pueden recibir partes meteorológicos y ni tan siquiera pueden ponerse en contacto con ningún médico que les aconseje acerca de su estado físico. El objetivo final consiste en conquistar tres cabos: el africano de Buena Esperanza, la punta más meridional del continente Australiano, el Cabo Leewen, y el temido Cabo de Hornos en Suramérica.

El pasado 21 de diciembre, una fragata australiana tuvo que acudir al rescata de Yann Eliès. Acurrucado en el camastro y con el fémur roto. Así encontraron al tripulante galo, de 34 años, que se cayó tres días antes desde lo alto del mástil cuando cambiaba una vela y se rompió el fémur y varias costillas. "Lo encontramos con una botella de coca cola, le quedaban apenas 30 centilitros, se hubiese muerto en horas", declaró el médico de la fragata australiana que acudió a su rescate junto a otros navegantes. Ante la imposibilidad de gobernar el yate Generali, Eliès se las arregló para introducirse en la cabina y enviar una llamada de auxilio. "Se puso muy contento al ver a los australianos, le dieron comida y bebida, en 48 horas no había podido comer nada, el kit con comida estaba a dos metros de él aunque era incapaz de moverse", relató el médico de la Vendée Globe.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.