Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | GETAFE 1 - VALLADOLID 0

A la cuarta va la vencida

El Getafe gana ante el Valladolid su primer partido en casa

Un gol de cabeza del Cata Díaz con la mitad del Getafe en fuera de juego acabó con la sangría del conjunto madrileño en su estadio, donde no ganaba desde el 7 de mayo. Tras los fiascos ante el Betis y el Almería y el batacazo con el Atlético, a la cuarta fue la vencida. El cuadro de Víctor Muñoz se llevó por fin los puntos de una tacada en un partido inhóspito, en el que el Valladolid confirmó sus carencias ofensivas. José Luis Mendilibar anda tan desesperado que le dio carrete a Kike, un mozo de 20 años que asumió su condición de único delantero dando rienda suelta a su carácter indómito. El órdago casi le salió al técnico pucelano: Kike, en la última jugada del primer tiempo, enganchó un remate a un palmo de la portería de Abbondanzieri y David Cortés sacó el balón sobre la línea.

Getafe 1 -Valladolid 0

Getafe : Abbondanzieri; David Cortés, Belenguer, Cata Díaz, Licht; Manu del Moral (Contra, m. 79) Casquero, Celestini (Polanski, m. 63) Granero; Albín (Uche, m. 68) y Soldado. No utilizados: Jacobo; Ibrahim Kas, Guerrón y Gavilán.

Valladolid: >Asenjo; Pedro López, Javi Baraja, García Calvo, Marcos; Álvaro Rubio, Borja (Canobbio, m. 60); Pedro Léon (Aguirre, m. 46), Víctor (Jonathan Sesma, m. 79), Escudero; y Kike. No utilizados: Villar; Nano, Rivas, Óscar Sánchez y Vivar Dorado.

Gol: 1-0. M. 31. Cata Díaz remata de cabeza una falta sacada por Granero.

Árbitro: Ramírez Domínguez. Amonestó a Belenguer, García Calvo, Asenjo, David Cortés y Álvaro Rubio.

Unos 10.000 espectadores en el Coliséum Alfonso Pérez.

Ahí se terminó la pólvora vallisoletana, con Llorente empachándose entretanto con el Villarreal. Tampoco es que el Getafe esté para muchas florituras. La falta de afinidad entre centrocampistas y puntas la suplió de nuevo su portero. El Pato le lanzó la pelota a Soldado 50 metros, en una acción idéntica a la de la semana anterior en Málaga. El pistolero se estrenó entonces en la Liga. Ayer, su disparo rebañó por fuera el poste izquierdo de Asenjo.

El triunfo no evitó que ríos de aficionados desmotivados abandonaran el campo en plena liza. Muñoz lo tiene crudo: el fútbol de oropeles que promulgaron sus antecesores ha calado hondo en la grada. Con el Getafe a un punto de los puestos europeos, los fantasmas de Schuster y Laudrup continúan, como una gota malaya, revoloteando alrededor del entrenador maño, que se defiende sacando su hoja de servicios. Insuficiente para unos espectadores acostumbrados al caviar y que le pitaron cuando cambió a Albín por Uche.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.