Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LIGA DE CAMPEONES | SHAKHTAR 1 - BARCELONA 2

Messi llega al rescate

El Barcelona se salva en los últimos siete minutos de la derrota ante el Shaktar

El Barcelona picó piedra en Donetsk y terminó por ganar el partido en los últimos tres minutos. Jugó el Barcelona con poco estilo, primero por la renuncia a abrir el juego por la banda y finalmente por como logró el tanto del empate en el minuto 87, cuando Bojan prefirió mandar un centro al área que tirar la pelota fuera como le reclamaron después del gol de Messi los jugadores locales. Guardiola sentó a Messi de inicio, reservado seguramentepara el partido de Liga contra el Atlético de Madrid el próximo sábado, y situó a Puyol en el lateral izquierdo. Pero el argentino llegó a tiempo para rescatar al Barcelona, que ganó por vez primera en Ucrania, donde hasta la fecha acumulaba un empate y una derrota, la de hace cuatro años, el día precisamente que debutó Messi en Europa. Volvió Messi a Donetsk. Con sus dos goles, dejó claro que si alguien marca las diferencias en el equipo es sólo él.

Guardiola, que se temía un partido de ida y vuelta, se decidió a llenar el centro del campo, dándole nervio con Touré y Keita de entrada y volumen con Xavi. Retrasó más que de costumbre la posición de Iniesta, tratando de adquirir el control sobre el juego. En una decisión sin precedentes, Guardiola renunció a ocupar los extremos, abriéndolos para las llegadas de Alves e Iniesta y apostó por dos nueves, Henry y Eto'o. No le funcionó el invento, porque el centro del campo del Shackhtar mantuvo una agobiante presión a base de marcajes individuales sobre los centrocampistas del Barcelona., que ayer jugó de azul celeste.

El rumano Lucescu, veterano entrenador del equipo ucranio, que sólo ha ganado un partido de nueve en el campeonato doméstico, mandó a Dulja seguir a Keita, puso a Hübschman sobre la chepa de Xavi, que cumplía cien partidos internacionales con el Barcelona y a Fernandinho le encontró pareja en Touré. Bien ayudados por Ilsinho y Brandao, dos brasileños enormes y potentes que buscan el choque como si fueran alemanes. El Barcelona se encalló como nunca, al menos en lo que va de curso. Prueba de ello es que en toda la primera parte, sólo chutó dos veces a la portería de Pyatov: primero Henry, habilitado por un excelente pase de Eto'o, que no supo definir en el mano a mano con el portero; y después, tras un saque de esquina, en un disparo lejano de Alves al que respondió bien.

A pelotazos o por la contundencia de sus jugadores al disputar el balón, el Shakhtar pisó el área azulgrana con frecuencia. Para variar, esta vez el rival no llegó dos veces y metió un gol, sino que tuvo que disponer hasta de siete opciones para doblegar a Valdés, dato que resulta aún más preocupante, si cabe, que la estadística anterior. Valdés se las vio dos veces con Ilsinho cara a cara: en la primera, tras un fallo de Márquez desvió el remate con el pie, pero se venció a la segunda, en una jugada que define lo que fue el partido. El portero Pyatov cazó un mal centro de Henry, sacó de puerta de inmediato, Piqué despejó mal de cabeza y Puyol cedió en el cuerpo a cuerpo con el brasileño, que esta vez fusiló a Valdés. Del zafarrancho, obtuvo premió el Shackhtar.

Guardiola reordenó las piezas tras el descanso sin cambiar, de entrada, más que las posiciones. Piqué y Márquez intercambiaron la zona, cogió Xavi la batuta en el medio centro, Touré jugó de interior derecha y Eto'o se descolgó a la banda derecha. Mejoró el Barcelona en tanto que menguó la resistencia física del rival. Aparecieron Iniesta y Xavi, que al acercarse se encontraron con mayor facilidad. En esas surgió Messi, que había sustituido a Henry a la hora de partido y que fue quien tiró del equipo. No tardó en asistir a Eto'o, que tropezó en la carrera en solitario hacia la portería rival y cerró la torpe carrera con un remate aún peor cuando se encontraba en una inmejorable situación para establecer el empate.

Para entonces, el partido ya estaba desbocado. Guardiola también sustituyó a Eto'o para dar entrada a Bojan. El nueve de la cantera siempre provoca cosas interesantes en el frente de ataque. Apareció tanto Valdés como lo hizo al otro lado del campo Messi, que por dos veces olió el gol. El Barça empató cuando Bojan cambió el fair-play por un punto ?los ucranios reclamaban que el balón estaba fuera para atender a uno de los suyos? y la victoria cuando Messi demostró que este es su Barça, no el de Guardiola.

Messi, el argentino más famoso en Internet (lalistaWIP)

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.