Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÓRMULA UNO

El alerón milagroso de Renault

El español sorprende en la segunda tanda de entrenamientos con una primera posición, 98 milésimas por delante de Lewis Hamilton

Aunque tarde, Renault comienza a despertar. La presencia de Fernando Alonso al frente de la escudería francesa ha servido de estímulo para recuperar el tiempo perdido en 2007 y ahora, a falta de cuatro carreras para el cierre del Mundial, el R28 del asturiano comienza a presentar síntomas de competitividad. Tras los dos cuartos puestos cosechados en Bélgica e Italia, Fernando Alonso ha vuelto a sorprender hoy en Singapur. El bicampeón ha concluido la primera jornada de entrenamientos con un sorprendente primer puesto superando incluso al actual líder del Mundial, Lewis Hamilton, con 98 milésimas de renta. El recién incorporado alerón delantero parece haber traído suerte al español, que repite un primer puesto en los entrenamientos tras el logrado en Spa hace 20 días.

Desde Singapur, Manel Serras, experto en Fórmula Uno de El País, informa que el piloto asturiano ha estrenado el alerón delantero anunciado por Pat Symonds. Esta evolución aerodinámica, la última de la temporada, junto a los neumáticos súper blandos escogidos por Renault para la cita parecen haber dado resultado, guiando a Fernando hasta la séptima plaza en la primera tanda de entrenamientos. Una primera toma de contacto en la que su ex compañero de McLaren, Hamilton, marcó la pauta por delante de los Ferrari de Felipe Massa y Kimi Raikkonen. Apenas 80 milésimas separaban al líder de su sucesor brasileño, evidenciando la cercanía tecnológica y deportiva de ambas escuderías. Raikkonen, no obstante, se mantenía algo más alejado de la cabeza, a 443 milésimas.

Pero la sesión guardaba sorpresas. Hamilton certificaba la normalidad marcando la pauta sobre el trazado urbano de Marina Bay, pero Fernando Alonso ya había lanzado un aviso. Durante la primera manga, el piloto de Oviedo lideró la comitiva durante varios momentos hasta que la lógica y la mecánica se impusieron y le relegaron a la séptima plaza por detrás de McLaren, Ferrari y el Williams Toyota de Nico Rosberg. Un segundo y dos décimas separaban el Renault del asturiano del coche líder, el McLaren de Lewis Hamilton.

Todavía quedaba noche. La segunda hora y media de pruebas devolvió a la pista casi al final a un Fernando más empeñado que nunca en apuntalar a su escudería por detrás de las tres grandes marcas de la parrilla, aunque el propio piloto acostumbra a confiar más en los entrenamientos del sábado que en los del viernes. Tras pasar gran parte de los 90 minutos de sesión metido en su garaje, Alonso decidió dar una vuelta y se encontró con la suerte de cara. 1m45.654s fue el registro. El mejor de la tanda, aunque no el más rápido del día (Lewis Hamilton detuvo el cronómetro en 1m45.518s al inicio de la primera tanda).

Los tiempos también se ajustaron en la segunda ronda. Al McLaren de Lewis Hamilton le siguió el Ferrari de Massa a 41 milésimas, y a éste el Williams de Nico Rosberg a 367. Kimi Raikkonen, aún más lejos que en la primera hora de entrenamientos, concluyó séptimo, por detrás de un Robert Kubica que sigue esperando su oportunidad para morder puntos a los dos rivales en la puja por el título.

Mañana, durante los últimos entrenamientos oficiales antes de la calificación, Alonso deberá esquivar la lucha Ferrari-McLaren y mantener la ascensión de hoy para hacerse un hueco entre los grandes y poder optar a una buena posición de cara a la prueba del domingo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.