Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS | WIMBLEDON

España tiene un nuevo Manolo Santana, Rafael Nadal

El manacorí consigue la victoria en Wimbledon 42 años después de la del madrileño ante Ralston

Han tenido que pasar más de cuatro décadas para que el deporte explote definitivamente. 44 años para que la selección española de fútbol conquistara de nuevo una Eurocopa, 42 para que el tenis masculino español revalidara un título de Wimbledon. Desde hoy, Rafael Nadal tiene un motivo más para entrar en la historia de los grandes tenistas españoles. La victoria sobre Roger Federer, además de romper la oportunidad al suizo de igualar a Borg con seis torneos consecutivos, suma a su palmarés, copado ya por los tres Roland Garros, el trofeo del 'Grande' británico, una marca sólo conseguida por Manuel Martínez Santana en 1966. Ha merecido la pena esperar.

Hasta ahora, el único rey español la hierba londinense era el mítico tenista madrileño, cuarta raqueta del ránking mundial en aquella época y ahora retirado. Santana, vestido de blanco con el escudo del Real Madrid en su camiseta, derrotó en la final al estadounidense Dennis Ralston, su verdugo en el torneo de Queen's previo a Wimbledon, por 6-4, 11-9 y 6-4 cuando ni siquiera existía el tie break y sentarse para descansar cada dos juegos era impensable.

Era su última oportunidad, no la desaprovechó y triunfó. El primer europeo que conquistaba el Grand Slam británico desde que en 1954 lo hiciera el checo (nacionalizado egipcio) Jaroslav Drobný. El "fascista", como titularon los tabloides anglosajones, que se saltó el protocolo y besó la mano de la Duquesa de Kent al recoger el trofeo.

Nadal ha entrado por la misma puerta que hace 42 años cruzó Santana, aunque el deporte del tenis haya cambiado considerablemente. Incluso le ha superado, salvo en el número de juegos perdidos en la final; el madrileño cedió 17 juegos ante Ralston, Rafa ha cedido hoy 29 ante el número uno del mundo. La leyenda española conquistó Wimbledon con dos Roland Garros en su haber. Nadal ya tiene tres. Santana logró el título con 28 años, Rafa tiene 22 y una carrera imparable. Y además, el manacorense tiene más proyección. Santana se retiró a los dos años de ganar Wimbledon; si Nadal, de 22 años, lo hiciera a la misma edad, tendría antes seis años por delante para seguir cosechando éxitos. Quién sabe si otro Wimbledon.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.