Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero: "Decir que era gafe era una maldad, siempre he tenido suerte"

El primer ministro danés recibe en Copenhague con una bufanda de la selección al presidente, que estuvo anoche presente en la final de la Eurocopa

Se acabó el gafe, aunque el presidente del Gobierno asegura que nunca existió. "Decir que soy gafe era una maldad, he tenido siempre suerte en mi vida", ha afirmado José Luis Rodríguez Zapatero. Tras asistir anoche emocionado a la gesta de la selección española de fútbol, el jefe del Ejecutivo se ha desplazado a Copenhague, donde ha sido recibido por el primer ministro danés, Anders Fogh Rasmussen, con quien celebrará una reunión en la que tratarán sobre energías renovables. "Admiro mucho el estilo elegante, rápido y creativo de España", ha señalado Rasmussen, quien llevaba una bufanda española y le ha puesto otra a Zapatero para felicitarle.

"A las dos finales que he asistido hemos ganado" ha asegurado el presidente del Gobierno, para referirse a la final de la Liga de Campeones en la que venció el Barcelona en 2005 y la de anoche de la selección. Sin embargo, Zapatero ha olvidado la final del europeo de baloncesto celebrada el año pasado en Madrid, en la que España perdió ante Rusia y que motivó que desde algunos sectores se pidiera que no acudiera a Viena.

"La selección ya tiene la confianza de que puede ganar a los grandes", ha afirmado Zapatero, quien ha destacado el gran partido de Fernando Torres y la labor de Luis Aragonés. "Torres se batió con dos torres alemanas. A Luis Aragonés le tengo aprecio".

Zapatero se ha mostrado optimista sobre el futro de este equipo. "La racha es muy buena y el equipo es fenomenal", ha señalado el presidente, que confía en que dentro de dos años se pueda lograr el título de campeones del mundo. En el palco también hubo tiempo para cuidar la diplomacia. Zapatero se sentó al lado de la canciller alemana, Angela Merkel, de quien ha dicho que estuvo "muy cariñosa".

El palco del Prater vienés estuvo repleto de autoridades de España y Alemania. En esta ocasión no acudieron los Príncipes de Asturias, pero sí los Reyes que volvieron a dar suerte al combinado nacional. Don Juan Carlos, que bajo al vestuario para felicitar a los jugadores y al seleccionador una vez concluido el partido, dio un emotivo abrazo al capitán de la selección Iker Casillas en la entrega de medallas. El Rey manifestó que la emoción de ganar la Eurocopa era "parecida" a la sentida en los Juegos de Barcelona en 1992, pero de eso "hacía ya muchos años". "Me alegro por los chicos, por el equipo, por España, por todos", expresó el monarca en declaraciones a Cuatro, canal al que felicitó por sus retransmisiones. Don Juan Carlos, que no se cansó de dar la "enhorabuena" a todos los aficionados, no podía ocular su alegría. "Hemos sufrido, pero al final ha valido la pena", sentenció.

La ministra de Educación, Mercedes Cabrera, y el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, fueron otros de los representantes del Gobierno español en la final. "Es un momento histórico, para no olvidar. Todos soñábamos con poder llegar a ser campeones de Europa hace tres o cuatro meses y ahora que se ha conseguido hay que disfrutarlo y estar encantado por el resultado", ha afirmado Lissavetzky. "Al final se ha hecho justicia en una Eurocopa en la que España ha merecido ganar".

Los jugadores más famosos de la selección española (lalistaWIP)

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.