Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

"Ballack ya es el jefe"

Una hora después de la entrevista, suena el teléfono: "¿Es usted el periodista que me llamó? Añada, por favor, que jugué con Amancio, otro jugador extraordinario junto a Velázquez, Zoco, Grosso?". Günter Netzer (Mönchengladbach, Alemania; 1944) es detallista y preciso en los análisis. Escribe en el diario Bild, comenta los partidos para la televisión germana y trabaja para una agencia de publicidad suiza desde hace 30 años. Sus palabras pesan en el fútbol alemán y, tras unas críticas a la selección después de un empate contra Islandia, Rudi Völler, su técnico, le atacó en directo de mala manera el 6 de septiembre de 2003. Como jugador, Netzer fue un centrocampista elegante y frío que calzaba un 47 de pie.

Pregunta. Hace años, dijo que Ballack no tenía madera de líder. Aquello tuvo un gran impacto.

Respuesta. Ballack ha cambiado después de su estancia en Inglaterra. Antes era importante, pero no el jefe. Ahora sí lo es.

P. El polaco Boniek dijo que esta Alemania es la peor de los últimos 30 años.

R. (Carcajada) No. La peor fue la de la Eurocopa de 2000, que no hizo nada. Tenemos un entrenador muy bueno, Löw, que está creciendo. Y nuestras virtudes de siempre: la condición física y la figura de Ballack. Klinsmann hizo mucho cambiando cosas de la federación y modernizando el fútbol alemán. Y Löw, ya como ayudante de Klinsmann, era la referencia táctica.

P. ¿Qué le ha pasado a Mario Gómez?

R. Nadie puede explicárselo. Es uno de los mejores talentos de Alemania. Tiene unos movimientos en el campo extraordinarios.

P. ¿Es Schweinsteiger el agitador?

R. Es un gran talento, pero le falta efectividad. Ahora está jugando como en el Mundial de Alemania, pero no siempre es así. La clave de la resurrección alemana contra Portugal fue que Löw utilizó más centrocampistas y bloqueó su centro del campo.

P. ¿Qué teme de Turquía?

R. Es un equipo muy raro. Una gran sorpresa. Pero tiene un carácter y una moral muy fuertes. Sus bajas, sin embargo, son muy importantes y, en condiciones normales, Alemania debe ganar.

P. ¿Qué le parece su técnico, Terim?

R. Transmite muchas emociones. Me gusta cómo se desenvuelve en el campo y motiva a sus jugadores.

P. ¿Le impresionó Rusia ante Holanda?

R. No es la primera vez. Conozco y sigo a Hiddink desde hace años y ya hizo un trabajo tremendo con Corea del Sur. Arshavin es la estrella del torneo: hábil, veloz, técnico y goleador. Pero, sobre todo, pisa el área, que es lo que le hace diferente a todos.

P. ¿Le decepcionó Holanda?

R. Fue mérito del equipo de Hiddink, que ha llegado con una condición física impresionante seguramente porque la Liga rusa está en marcha desde marzo.

P. ¿Qué le pareció España ante Italia?

R. Funcionó como conjunto. Es un equipo muy técnico, con un gran centro del campo, que me dejaba dudas atrás antes de vencer a Italia, pero ahora ya no.

P. ¿Cómo era Luis cuando coincidieron, usted en el Madrid y él en el Atlético?

R. El único jugador del mundo que corría menos que yo.

P. ¿Y la España de los setenta (estuvo en el Madrid desde 1973 hasta 1976: ganó dos Ligas y dos Copas)?

R. La mejor época de mi vida. No futbolísticamente, pero sí como experiencia. El carácter de la gente me impresionó. Llegué con 30 años y coincidí con Pirri, Velázquez, Zoco, Grosso? No quería marcharme, pero no tenía trabajo. Los alemanes de aquella época no estábamos acostumbrados a un club tan grande.

P. ¿Y aquel Borussia de Mönchengladbach suyo (estuvo 10 años y ganó dos Ligas y una Copa)?

R. Empezamos un grupo de jóvenes de 18 años con Weisweiler de entrenador y practicamos el mejor fútbol de Europa, el más ofensivo, aunque no ganamos tanto como el Bayern. Estaban Vogts y Heynckes. Simonsen era suplente. Años después fui manager del Hamburgo y ganamos tres Ligas y una Copa de Europa en 1983 contra el Juventus de Boniek y Platini. Una gran sorpresa.

P. ¿Cómo fue la Eurocopa que conquistó en 1972?

R. La mejor Alemania: Beckenbauer, Maier, Breitner, Höness, Heynckes, Müller? Me retiré en 1974, tras el Mundial.

P. ¿Cómo está Müller?

R. Es feliz entrenando al segundo equipo del Bayern.

P. ¿Cuál ha sido el futbolista que más le ha impresionado?

R. Beckenbauer, en mi equipo, y Cruyff tanto de jugador como de entrenador. Era genial.

P. Pero a Beckenbauer se le cuestiona que se refugiara en la defensa.

R. Sí, yo lo discuto siempre con él: 'Era fácil para ti. Te quedabas detrás del peligro y con la técnica que tenías? Era más difícil para nosotros los centrocampistas'.

P. ¿Y usted cómo era?

R. Técnico, un cerebro que dirigía al equipo, pero corría muy poco. Tenía a mi lado a Wimmer, que corría por mí. Yo pensaba.

P. ¿Los mejores del torneo?

R. Arshavin y Pavlyuchenko son de primera categoría técnica. Después, Xavi, Torres y Villa. Y Lahm por los alemanes. Cristiano Ronaldo no ha estado a la altura.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.