Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONMANO | LIGA DE CAMPEONES

El Balonmano Ciudad Real conquista Europa

El equipo español gana la Liga de Campeones al derrotar al THW Kiel (25-31) en Alemania y remontando el resultado de hace una semana (27-29)

El Balonmano Ciudad Real se ha proclamado campeón de Europa después de derrotar al THW Kiel (25-31), defensor del título, en Alemania por seis goles, remontando así el resultado adverso cosechado hace una semana en el Quijote Arena (27-29). El actual campeón de la Asobal ha logrado la ''machada'' en el infierno del Sparkassen Arena, donde el Kiel llevaba dos años invicto en Europa, para apuntarse el segundo título de su historia en la máxima competición continental tras el conseguido en la temporada 2005-06 ante el Portland San Antonio.

El partido comenzó de cara para el equipo castellano-manchego, que se fue en el marcador (3-6 y 4-7) durante los primeros minutos gracias al gran planteamiento táctico que dispuso sobre la pista el entrenador Talant Dujshebaev. El Ciudad Real cortó todas las acometidas ofensivas del Kiel durante los primeros minutos y ahogó a su estrella Karabatic con una defensa 5-1, que resultó muy positiva para los intereses manchegos. Los de Dujshebaev, que estuvieron muy ordenados y muy bien posicionados durante todo el primer período, realizaron un gran partido defensivo y solo dejaron que los alemanes anotaran cuatro goles en 14 minutos (4-7), una miseria para uno de los equipos más ofensivos de Europa.

El Ciudad Real, que contó con las bajas de Davis, Rutenka y Metlicic, consiguió que el todopoderoso Kiel no estuviera cómodo en defensa ni en ataque gracias a una presión asfixiante, que estuvo bien trabajada por hombres como Zorman y Entrerríos. Asimismo, el cuadro manchego consiguió impedir que los alemanes realizaran sus característicos contragolpes gracias a la intensidad con la que defendieron, lo que les llevó a obtener un parcial de 4-0 en los minutos finales del primer período, del 13-11 al 13-15 final.

Tras la reanudación, los de Ciudad Real se encontraron más frescos que en el primer partido de la final aunque con menos recambios y fueron aumentando la distancia en el marcador (14-18 y 15-19) gracias al gran trabajo ofensivo de Olafur Stefansson (12 goles) y Kallman (10 goles). A partir de ese momento, el equipo español se dedicó a mantener la ventaja conseguida (17-21, 18-23 y 21-25) de cuatro goles y llegó al tramo final del choque con los deberes hechos (23-29 y 25-31). Al final del encuentro, se produjo una pequeña tangana entre jugadores de los dos equipos y los hinchas del Kiel debido a que el lateral Zeitz intentó propinar un puñetazo a Alberto Entrerríos, pero no pasó a mayores.

Con este triunfo, el equipo castellano manchego cerró una temporada de ensueño después de ganar las cinco competiciones en las que participó. Además de la Asobal y la ''Champions'', el Ciudad Real también conquistó la Supercopa, la Copa del Rey y la Copa Asobal.