Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONMANO | LIGA DE CAMPEONES

El Ciudad Real buscará la remontada en la pista del Kiel

El equipo español necesita vencer mañana por tres goles al conjunto alemán

El Balonmano Ciudad Real intentará remontar mañana (18.00 horas/La 2) la desventaja cedida (27-29) al THW Kiel alemán en el Quijote Arena hace una semana para coronarse como nuevo campeón de Europa, un objetivo complicado por la fortaleza mostrada por el rival y por el hecho de jugar en un ambiente infernal. El Sparkassen Arena, un recinto para 10.250 enfervorizados espectadores (el doble que en el Quijote Arena), se engalanará para vestirse de 'octavo' jugador e impulsar a los de Zvonimir Serdarusic a convertirse en el primer equipo que reedita título desde 1999-2000, última campaña del exitoso ciclo del FC Barcelona. Los de Talant Dujshebaev acuden con moral al envite, pese a la derrota sufrida en su fortín, donde el actual campeón se mostró sólido y paciente en los peores momentos, además de contar con Nikola Karabatic como baluarte en ataque y a Thierry Omeyer, clave en la portería una vez más.

El campeón español sabe que la renta de dos goles no es imposible de remontar, sobre todo cuando se trata de dos equipos de tanta calidad y argumentos. Por ello, el Ciudad Real buscará evitar que el conjunto alemán tome una ventaja tempranera que le permita gestionar el partido a su ritmo, veloz como se pudo ver hace casi una semana. Luego, la clave será frenar al lateral francés, aunque éste es sólo uno de los múltiples argumentos del Kiel. En la ida, el sueco Ahlm hizo daño en el pivote aprovechando la ausencia de Uríos y el esloveno Kavticnik aportó siete goles y creó problemas desde el extremo. El 5-1 tendrá que funcionar en esta ocasión a la perfección porque Arpad Sterbik y José Javier Hombrados siguen siendo una garantía en la portería.

Por otro lado, en ataque, los de Talant Dujshebaev deberán ofrecer muchos más argumentos para superar el 'muro' que fue el 6-0 de los de Serdarusic, bien apoyado por las paradas de Omeyer. La baja de Rutenka y Davis es un golpe duro en ataque, que deberá ser compensada por una mayor aportación de Alberto Entrerríos, Uríos, para abrir un poco más la defensa rival, y por una mase antojan claves. De todos modos, la empresa no se presenta demasiado sencilla. El THW Kiel lleva dos años invicto en Europa ante su público y el FC Barcelona, en las semifinales, ya comprobó con dureza cómo rinde el actual campeón ante sus aficionados (41-31).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.