Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ACB | REAL MADRID 73 - AKASVAYU 60

El Madrid elimina al Akasvayu desde la distancia

Cinco eliminatorias y cinco derrotas en la Copa no hacen justicia al cuadro catalán, eliminado de nuevo

El Real Madrid firmó el pase para jugar las semifinales de la Copa del Rey al final de una eliminatoria con poco ritmo frente al Akasvayu Girona, al que fulminaron los triples de los exteriores blancos en los estertores del último cuarto. Los blancos tardaron más de medio cuarto en enterarse de que enfrente estaba el Akasvayu Girona con Marc Gasol a la cabeza y la determinación de estrenarse en la competición, en la que acumulaba cuatro derrotas en cuatro comparecencias, y entre las escasas revoluciones que puso el equipo de Joan Plaza se coló también una permisividad defensiva que les reportó siete faltas personales en cinco minutos.

La primera del Akasvayu no se señaló hasta entonces y el marcador ya iba 2-12. La Copa esperaba la entrada en acción del líder de la ACB. Los gerundenses soñaban con que no se produjera y ganar el primer choque de su historia en la Copa. Reyes fue la tecla que tocó Plaza para reconducir la situación y despertar a los jugadores. Tiempo muerto y entrada en juego del estadounidense Charles Smith. 'La Araña' prendió la chispa que espoleó al conjunto de Vistalegre. Él y el belga Axel Hervelle. Tuvo lugar algo así como un intercambio de papeles. Los tiros mal seleccionados y los problemas ofensivos cambiaron de bando y el Madrid, poco a poco, aunque sin aparentes dificultades estrechó la brecha.

Un triple de Smith niveló por primera vez el tanteo (22-22) y, mientras el Akasvayu adoptaba la misma cadencia de errores ofensivos y desajustes defensivos que los blancos pasaron al principio, el Madrid cogía seis puntos de ventaja (33-27 m.18). Pero los gerundenses sabían lo que querían. Cómo es lógico, y ya que Iker Iturbe, el hombre fichado para aliviar la baja por lesión del griego Lazaros Papadopulos asistió al choque desde el banco y no estrenó su nueva etapa madridista, el Akasvayu buscó mucho a Gasol y al resto de los jugadores interiores.

El de Sant Boi convirtió once puntos en el primer tiempo, explotó bien sus habilidades cerca del aro -11 puntos-, y al igual que Radenovic, firmó otros nueve hasta el descanso. Desde el otro lado de la cancha, Smith -también con 11- y Axel Hervelle -con 10- compensaron la producción de los dos pivots del cuadro catalán. En resumen, blancos y gerundenses firmaron tablas después de media eliminatoria (37-37) y un carrusel de altibajos en los biorritmos.

Ni el Madrid terminaba de arrancar, ni el Akasvayu de dar un tono constante. El equipo de Pedro Martínez, por lo menos, marcaba la pauta en medio de una sequía ofensiva aguda por ambas partes. Al Madrid incluso le costaba anotar desde la línea de personal. Bajo semejante panorama, la intensidad defensiva madridista decantó ligeramente el duelo para dejarlo con una pequeña diferencia favorable a falta de último cuarto (52-47). Tampoco significaba nada para nadie, pero con tan escasa anotación tranquilizaba a unos en la misma medida que torcía el gesto a los otros. Algo comprensible ante el 15-10 de parcial que coronó el tercer periodo.

Plaza buscó fuera del guión esperable para intentar mejorar el rendimiento atacante. Dejó al estadounidense Louis Bullock sentado al principio del último cuarto para introducir al griego Mikhalis Pelekanos, también especialista en el lanzamiento de larga distancia. Ni por esas. No había éxito. Demasiada tensión y, sin duda, la lección de que la defensa gana títulos bien divulgada y bien aprendida por todos los protagonistas.

La baza de Pelekanos duró poco. El Madrid, a la vista de que no terminaba de soltarse en ataque, de que el reloj corría ajeno a los problemas y la el Akasvayu cada vez veía más cerca la posibilidad de llegar al epílogo con opciones de victoria, reformó el quinteto a cinco minutos de la bocina para ir a por la clasificación sin guardarse nada.

Smith, Bullock, el montenegrino Blagota Sekulic, Hervelle y el turco Kerem Tunceri arrancaron con tres puntos de ventaja (56-53). Bullock enseguida miró al aro. Una canasta y un triple de ''Sweet'' Lou abrieron camino al Madrid, que sufría por culpa de algunos rebotes ofensivos del Akasvayu pese a la renta adquirida (61-54 m.36). Los blancos, ante eso, decidieron protegerse en una zona y dejar que Tunceri y Bullock, con el Akasvayu todavía descolocado ante la nueva disposición de retaguardia madridista, disparasen, con dos lanzamientos secos y certeros, a la sien de los gerundenses. Un triple por barba junto con una bandeja en contragolpe del turco aniquilaron al equipo de Pedro Martínez (69-56). Cinco eliminatorias y cinco derrotas en la Copa no hacen justicia al cuadro catalán.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.