Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUTOMOVILISMO | FÓRMULA UNO

Una vez fichado Alonso, el futuro de cuatro pilotos está en el aire

El regreso del asturiano a Renault acelera el baile de pilotos a otras escuderías de cara a la nueva temporada

Las consecuencias del fichaje de Fernando Alonso por Renault no sólo afectan al asturiano. El futuro de otros pilotos dependerá ahora de la decisión que ha tomado el asturiano al regresar a la escudería que le coronó en 2005 y 2006. 'Nelsinho' Piquet será su próximo compañero de filas, por lo que Giancarlo Fisichella y Heikki Kovalainen, probador y pilotos oficiales hasta ahora de Renault, así como Pedro Martínez De la Rosa, de McLaren, y Nico Rosberg, de Williams BMW, serán víctimas de su fichaje tras el sí de Alonso a la firma del rombo. No obstante, el piloto alemán, Rosberg, a priori principal sustituto del español en McLaren, es quien más respaldo tiene: un buen equipo y, como ha declarado recientemente al diario germano Bild, una "oferta irrechazable".

Alonso ha movido fichas, y no sólo en el sentido metafórico de la expresión. En Renault faltan volantes, o sobran pilotos. No queda sitio para tres. Los dos corredores titulares hasta ahora, Fisichella y Kovalainen, no vestirán el mono de azul y naranja de ING el año que viene, y el tiempo que tienen para encontrar un nuevo asiento expira cada día. El piloto italiano, ex compañero de Alonso en 2006 y primer candidato a abandonar el garaje, ha realizado pruebas de selección con Force India la pasada semana pasada en Jerez, con vista a la nueva temporada. No obstante, hay más opciones: buscar un equipo con vacantes, como Toyota desde la partida de Ralf Schumacher, o quedar relegado a una categoría inferior. A un segundo plano.

De Kovalainen no hay noticias todavía que le sitúen en otros lares. Esta escasez de indicios puede interpretarse como que el más asentado en el equipo es el finlandés, pero la prensa ha rizado aún más el rizo. El brasileño se ha perfilado como un enemigo en la sombra, y, además, con pedigrí: el hasta ahora piloto probador 'Nelsinho' Piquet, hijo del legendario tricampeón brasileño, Nelson Piquet, le ha robado la cartera y la plaza. Kovalainen también busca equipo.

El regreso del 'hijo pródigo' de Flavio Briatore, jefe de Renault, supone una explosión de alegría para la marca, deseosa de dar un lavado de cara a los resultados obtenidos la temporada pasada. Renault se considera un equipo ganador, y el séptimo y octavo puesto en la clasificación de 2007 no es plato de buen gusto, sobre todo cuando se ha alcanzado la cumbre un año antes. Piquet júnior podría beneficiarse de ello, y crecer como piloto al lado de uno de los grandes.

De esta guisa, Kovalainen tendrá que encontrar urgentemente un lugar donde seguir demostrando su potencial. No será en Ferrari, ni en Honda, ni en Red Bull. Tampoco en Toyota, BMW Sauber o Williams, ahora que ha blindado a Rosberg. Todos tienen sus plazas ocupadas oficialmente. Pero la lotería de pilotos puede deparar un final feliz. Ron Dennis, patrón de McLaren, siempre ha visto con buenos ojos al novato de Renault, y podría presumir de tener la plantilla más joven de la Fórmula Uno. Ya prometía en GP2; además, su resultado esta temporada no es del todo malo si se tiene en cuenta el rendimiento de los Renault. McLaren tendría un elenco de promesas.

Con todo, la hipotética llegada de Heikki Kovalainen a McLaren traería daños colaterales. El español Pedro Martínez De la Rosa, probador de las 'flechas plateadas', pugna por un puesto titular en el equipo. Eficaz en los test de pista e incansable en su labor de mejorar el monoplaza, el barcelonés tiene este año la oportunidad de oro que durante tanto tiempo ha anhelado. Su experiencia y resultados en McLaren son sus principales avales, envidiables para muchos, pero otra vez la falta de coches podría guiar su camino de regreso a la recámara de los titulares. Dennis lo sabe. Para 2008, tendrá que decantarse por experimentar con un nuevo piloto o fiarse de la calidad de los suyos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.