Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | BARCELONA

Rijkaard: "Quizá sea bueno no haber ganado la Liga"

El técnico azulgrana inicia su quinta temporada en el Barcelona con la premisa de haber aprendido la lección del fracaso del año pasado

Ya inmerso en su quinta temporada como entrenador del Barcelona, Frank Rijkaard se esfuerza en renovar la ilusión de su plantilla a las puertas de un curso que sitúa al conjunto azulgrana como aspirante a todo. Después de un año decepcionante, sin títulos relevantes, el técnico explica en una entrevista a la Agencia EFE que el equipo ha aprendido la lección.

Pregunta: Cumple ya cinco años como entrenador del Barcelona. Ningún otro técnico de Primera suma tantas temporadas consecutivas. ¿Qué le queda por hacer en el banquillo del Camp Nou?

Respuesta: Seguimos trabajando para buscar logros importantes. Ganar todo lo posible, ésa sigue siendo mi tarea, y por eso tenemos que exigirnos el máximo. Tenemos plantilla para ello. Para el club y para nuestros socios es importante estar siempre en el nivel más alto. Un año puedes ganar tres o cuatro títulos y al siguiente, sólo uno, pero siempre compitiendo en el nivel de máxima exigencia. Esa es la esencia del trabajo en un gran club como el Barça. Hay que mantener la filosofía que transmite la directiva y el director técnico, competir siempre por los títulos más importantes.

P: El nuevo Barcelona también genera muchas expectativas.

R: Sí, hay nuevos elementos, nuevos fichajes que se están adaptando muy bien. Durante la pretemporada he visto una actitud muy buena, y hay que tener en cuenta la llegada de la gente de la cantera, Giovanni, Bojan, Marc Crosas. Todo sumado, creo que hemos entrado en una dinámica muy positiva.

P: ¿El fracaso del año pasado ha hecho crecer al equipo?

R: No lo sé. Las experiencias son importantes para un deportista, son parte de su motivación para los partidos que le quedan por delante, pero yo no hablo tan abiertamente de fracaso: empatamos a puntos con el campeón de liga. Sí es verdad que dejamos escapar demasiadas oportunidades en los momentos determinantes. Y mirando atrás, quizá sea bueno no haber ganado la Liga. Tenemos que trabajar conscientemente para poder sacar lo mejor de nosotros mismos.

P: ¿Qué aprendió usted de la experiencia del año pasado?

R: Todas las experiencias suman. Es algo que hemos vivido, pero hay que mirar hacia delante. Si se repite una situación así, no sé cómo reaccionaría, hay que analizar y valorar el día a día. Estoy bastante tranquilo. Echando la vista atrás, creo que fallamos demasiadas ocasiones, pero no creo que regalásemos nada, simplemente no tuvimos la fuerza para lograr los resultados. No se puede regalar algo que todavía no tienes; nunca tuvimos la liga y por eso no regalamos nada. Por eso no hablo de fracaso ni de regalar. El momento más duro fue en Getafe, en la Copa del Rey. Estuvimos afectados, el rendimiento fue malo y la imagen, también. Otras veces nos faltaron otros detalles, matar un partido, ser más contundentes. Empatamos en casa contra el Betis, por ejemplo, puntos que se escapan y que eran fundamentales. No lo hicimos y por lo tanto, no me sorprende que no se gane.

P: ¿Le ha sorprendido la irrupción de Giovanni dos Santos?

R: No, el año pasado ya estuvo con nosotros durante la pretemporada y dejó la sensación de que es un gran talento. Ahora le veo aún más fuerte físicamente.

P: ¿Qué papel le reserva a Bojan?

R -Cuando llegó al primer equipo, detectamos inmediatamente el talento que tiene. Apenas ha tenido vacaciones y por eso en algunos partidos parecía que le faltaba fuerza, pero por cómo lee el partido y por las decisiones que toma, vemos que es un jugador muy maduro para su edad. Los jóvenes que están llegando son jugadores del primer equipo. Son valientes y nos pueden ayudar en cualquier momento.

P: El Barcelona transmite la sensación de que arranca los partidos con mucho ritmo, pero que se afloja en las segundas partes. ¿Por qué?

R: A la hora de analizar un partido se puede decir de todo. Trabajamos para mantener el ritmo durante todo el partido, pero desde fuera parece todo más fácil. Ganar al Athletic, por ejemplo (3 1), es un buen resultado. Conozco pocos equipos capaces de mantener un nivel altísimo durante 90 minutos. Y además, casi todos nuestros rivales se cierran atrás, esperando el contragolpe. Pero nosotros seguimos esforzándonos, está claro que a veces sería mejor marcar un gol más en el primer tiempo, pero siempre intentamos jugar en el campo del rival. Sólo hemos jugado dos partidos de Liga y es normal que el nivel caiga un poco en la segunda parte. No olvidemos que tenemos que buscar resultados, eso es lo más importante. Y si estamos bien, habrá juego atractivo porque existe mucho talento en la plantilla.

P: ¿Entiende que el equipo se centra demasiado en intentar jugar bonito, antes que en el resultado?

R: Entiendo que se está haciendo un buen trabajo, que se sigue trabajando para ganar todos los puntos posibles y que cuanto mejor estemos, más momentos atractivos habrá.

P: También se le ha reprochado su escaso acierto a la hora de hacer los cambios.

R: No he leído demasiado al respecto, pero la crítica siempre te da energía. Hay once jugadores en el campo, pero 80.000 entrenadores en la grada. Todas las personas que aman el fútbol tienen su opinión y eso siempre es interesante, puedes dialogar, escuchar, comunicar. Respeto todas las opiniones, pero es imposible que me afecte, estoy centrado en el trabajo y tomo decisiones como todos los entrenadores. Tampoco me fijo cuando aparecen elogios.

P: ¿Qué le parece que desde la directiva se insista tanto en la aplicación del nuevo código interno de disciplina?

R: Muy bien, muy bien. Todos estamos comprometidos.

P: ¿Pero este nuevo rigor es compatible con su manera de llevar el vestuario?

R: He tenido mucha suerte con este vestuario. El grupo ha funcionado bastante bien durante buena parte de mi estancia aquí. Ha habido profesionalidad y ganas dentro de los límites lógicos porque todos somos humanos. Esa energía del vestuario es importante. Se habla mucho del código interno, pero nosotros no hemos tenido que hablar de este tema. Se ha visto más en los periódicos que entre nosotros. La actitud es buena. Si pasase algo tendríamos que reaccionar, pero no ha pasado nada grave.

P: De todos los fichajes, ¿el de Touré Yayá era el más necesario?

R: Está dejando una gran impresión. Se ha adaptado muy bien. Me alegro por él y por el equipo, pero no quiero comparar ni decir que esto es lo que nos faltaba. Recuerdo que con otros jugadores en ese puesto se han ganado títulos. Márquez, Edmílson, Motta.

P: Pero su llegada parece haber relegado a Deco.

R: A Deco le veo muy bien. En el último partido, aceleró mucho el ritmo del juego. Sigue siendo un jugador importante. Transmite algo que no todo el mundo tiene.

P: ¿Qué sensaciones le transmite el Real Madrid?

R: La sensación de que ha empezado bien. Es un buen inicio, pero queda mucha Liga y a todos nos queda mucho trabajo por delante.

P: Parece claro que será el gran rival en la pelea por el título

R: Habrá más rivales.

P: Pero es un equipo muy cambiado con respecto al del año pasado.

R -Todavía no he visto muchos partidos del Real Madrid. En pretemporada, viajamos mucho y no pudimos ver demasiados partidos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.