Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LIGA | MALLORCA 3 - LEVANTE 0

El Mallorca se exhibe ante el Levante

Dos goles de Ibagaza y uno de Güiza dan la victoria al equipo balear

El Mallorca ha confirmado todas las expectativas creadas en la pretemporada y ha pasado por encima del Levante (3-0) en una exhibición de un renovado vigor ofensivo que firmaron el argentino "Caño" Ibagaza, con dos goles y una actuación estelar, y Dani Güiza, que ha aprovechado a la perfección la única ocasión que tuvo.

El equipo de Gregorio Manzano ha exhibido su pegada ante un rival flojo, intrascendente, que ha dejado una imagen muy pobre en el Ono Estadi. El Levante ha venido a defender el 0-0 con uñas y dientes, pero se ha llevado tres goles, que han podido ser más. La victoria ha acabado con una racha de diez años en los que el Mallorca nunca pudo iniciar la Liga amarrando los tres puntos. El conjunto balear ha vuelto a ilusionar a su afición, que ha celebrado el triunfo por todo lo alto.

Y eso que el inicio no fue fácil. La cerrada defensa granota no dio opciones a Ibagaza para que conectara con Güiza y Webó en la primera parte, y ahí se truncó una de las opciones ofensivas que había funcionado como un reloj en la pretemporada. El camerunés sólo dispuso de una ocasión (min. 3), pero su cabezazo ajustado al palo fue desviado al córner por Storari, una de las figuras de su equipo. Güiza corrió mucho, pero no dio señales de vida ante la portería rival hasta la segunda mitad. Su mejor aportación, además del gol, fue un pase medido a Jonás Gutiérrez que éste falló en inmejorable posición. En el ataque balear, el más activo fue Tuni, que provocó el penalti y generó mucho peligro por la banda izquierda.

Es probable que el intenso calor (34 grados) y la elevada humedad condicionaran el desarrollo del encuentro en los primeros 45 minutos, pero lo cierto es que Mallorca y Levante jugaron a un ritmo bajísimo. El equipo de Abel Resino se limitó a defenderse, amontonó jugadores en su zona y se encomendó a Savio y Riga para intentar sorprender a la zaga balear.

El Levante no reacciona

El conjunto valenciano mostró muy poca cosa y ni siquiera el gol de Ibagaza -un penalti muy discutido por los visitantes- le hizo reaccionar. Siguió atrás y fue contumaz en su objetivo de cerrar todas las vías de acceso a su portería. El Levante mostró un gran respeto por el rival, incluso excesivo, a la vista de los acontecimientos y se limitó a desempeñar su papel de víctima propiciatoria en el Ono Estadi, sin rubor alguno. Con un equipo que no quería jugar, y otro que no podía, unido al intenso calor, las gradas sufrieron una suerte de sopor general, en lo que más llamativo empezaron a ser las decisiones del colegiado andaluz Ramírez Domínguez, la mayoría de ellas protestadas hasta la saciedad.

El derechazo envenenado de Riga (min. 55) que Moyá paró de forma magistral fue el pistoletazo de salida de un nuevo partido, sobre todo, porque en la jugada siguiente marcó Güiza con su maestría habitual, levantando el balón con sutileza ante la salida desesperada de Storari. El ex delantero del Getafe, convertido ya en ídolo en la isla, (fue ovacionado cuando abandonó el campo en el min. 65) celebró su gol con el clásico ''arquero'' con el que rinde homenaje al ex futbolista Kiko Narvaez. El 2-0 obligó al Levante a pisar el acelerador y olvidarse de todas sus precauciones defensivas, cuestión que se puso de manifiesto con la entrada de Ettien por Viqueira. Pero ya el Mallorca le tenía tomada la medida al partido y al rival, por ello, a nadie extrañó que Ibagaza se sumara a la fiesta con un gol espléndido, el segundo de su cuenta particular.

Los granotas sucumbieron ante la superioridad de su adversario y encajaron la primera derrota de la temporada, con lo cual, el Levante sigue sin ganar en su debut tras cinco años en Primera.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.